La Fiscalía General de La Nación, a través de un fiscal de la Unidad de Vida de Neiva (Huila), logró que el Juzgado Segundo Penal del Circuito, con funciones de conocimiento de Neiva (Huila), condenara a José Yeris López Cupitra a 50 años de prisión como autor de los delitos de feminicidio agravado, en concurso heterogéneo con tentativa de homicidio agravado y violencia intrafamiliar.

El 31 de diciembre de 2019, en horas de la madrugada, el condenado llegó a la vivienda de quien fue su pareja sentimental identificada como Jessica Alejandra Gómez Mora, y en la ventana que daba hacia su habitación regó gasolina y prendió fuego a la residencia.

Como consecuencia de los hechos le ocasionó quemaduras de segundo y tercer grado en el 45% de su cuerpo y que finalmente le causaron la muerte el 4 de enero de 2020.

De los hechos, registrados en Tello (Huila), fueron víctimas sus dos hijos de 3 y 7 años, que también sufrieron lesiones y quemaduras leves.

Según se estableció, la víctima y el victimario sostuvieron una relación durante ocho años, en los que ella fue sometida a violencia física y psicológica permanente.

De acuerdo con el material de prueba recaudado por la Fiscalía, un mes antes de los hechos la mujer había interpuesto una denuncia por violencia intrafamiliar ante la Comisaría de Familia de Tello en contra del hoy sentenciado, donde narró los maltratos físicos a los que era sometida y por los cuales decidió separarse.

Allí aportó unos audios donde López Cupitra la amenazaba afirmando que “si no iba a ser de él no podía estar con nadie más”. Además, la hostigaba de manera permanente, pese a que tenía una medida de restricción de acercamiento.

La víctima antes de morir afirmó que la persona que había lanzado la gasolina a su vivienda y le prendió fuego fue el hoy condenado.

López Cupitra deberá cumplir la medida de aseguramiento en centro carcelario, en donde se encuentra recluido desde el 6 de enero de 2020, cuando fue capturado por orden judicial. La defensa interpuso recurso de apelación.


Fecha: