Cerca de 60 habitantes de la calle cada viernes en la noche llegan al Puerto de Las Damas, para recibir un plato de comida por parte del Programa Habitante de la Calle de la Administración Municipal, la empresa privada y personas voluntarias de buen corazón, que comparten un vaso de chocolate y un pan con estas personas en condición vulnerable.
Ana Isabel Valencia, gestora social apoya la labor que desde la Secretaría de Equidad e Inclusión, liderada por Alejandra Valderrama y el Programa Habitante de la Calle, coordinado por Tulia Cantillo, se viene realizando con personas en condiciones de extrema pobreza y que habitan en las calles de la ciudad, para que se resocialicen.
“La idea es que estas personas se puedan resocializar, como ya ha ocurrido con algunos, y desde la Alcaldía se lidera un programa para que quienes están en esta situación se vinculen. Traemos un rato de esparcimiento, un poco de comida, pero sobretodo, lo que más podemos aportar es nuestro tiempo, con ellos, que tanto lo necesitan”, añade Ana Isabel Valencia.
Desde el programa Habitante de la Calle, el principal ejercicio en esta actividad semanal es lograr captar el mayor número de habitantes en horas específicas y en una zona tan vulnerable como es la Avenida Circunvalar.
Tulia Cantillo, coordinadora del Programa, manifiesta que es difícil en algunas ocasiones reunirlos, porque se entiende su situación, pero resalta la actitud de los empresarios privados para aportar, todo esto de la mano con la gestora social, quien lidera con empresas las donaciones para que siempre haya un plato de comida para quien lo necesite.


Fecha: