En su intervención en la FAO, el Jefe del Estado destacó el papel que cumplirá ese organismo en el campo colombiano durante el posconflicto.

Roma, Italia(SIG).
Al resaltar el potencial de Colombia para expandir su frontera agrícola, el Presidente Juan Manuel Santos aseveró que “la paz de nuestro país es una paz que beneficia al mundo en muchos frentes, y uno de esos frentes es la seguridad alimentaria y el desarrollo de la agricultura”.
El Mandatario, quien inició su agenda prevista para Italia con un encuentro con más de cien empresarios, hizo un apretado resumen de los proyectos e inversiones para el agro colombiano y que
“tendríamos que hacer con o sin acuerdo de paz con o sin Farc”.
“Qué bueno poder decirles hoy que, con la paz de Colombia –con la recuperación de nuestro campo y el desarrollo de todo nuestro potencial–, habrá más seguridad alimentaria, mejor nutrición y menos hambre en el mundo”, señaló en su exposición.
Tras subrayar su satisfacción por habérsele puesto punto final al conflicto con las Farc, el gobernante señaló ante el plenario de la FAO, Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, la enorme riqueza del campo colombiano.
“Nos disponemos a aprovechar al máximo nuestro potencial, y a hacer del campo colombiano esa despensa alimentaria que el mundo necesita –para combatir la desnutrición y el hambre más allá, mucho más allá de nuestras fronteras”, dijo.
Explicó que lo previsto para el agro colombiano es “un completo plan de desarrollo para invertir en el campo –allí donde más se ha concentrado la pobreza–; para cerrar las brechas que persisten frente a las ciudades; para que el sector rural deje de ser sinónimo de desigualdad, y para que el campo sea –en cambio– una fuente, un generador de empleo y prosperidad”.
Indicó que serán implementados programas de seguridad alimentaria y nutricional, “lo que también contempla planes contra el hambre”.
Igualmente, continuó, trajo a colación que entre lo acordado está “llevar infraestructura rural a donde haga falta, sobre todo donde la presencia del Estado ha sido poca o nula –hablo de sistemas de riego, de vías y más cobertura de electricidad e internet; igualmente, me refiero a más escuelas, centros de salud y viviendas, además de acceso a agua potable y alcantarillado donde aún no existía”.

Socio importante
El Presidente también dijo que se creará una “nueva jurisdicción agraria para proteger la propiedad rural (…) creamos un Fondo de Tierras para campesinos que no tienen un suelo en donde trabajar, o tienen muy poco –un fondo que se alimentará de tierras extintas a quienes las adquirieron de forma ilegal, además de baldíos, que son propiedad del Estado, tierras inexplotadas o donadas”.
Puso de presente que en el proceso de implementación es tranquilizadora la presencia de la FAO junto a la de la Unión Europea, que ha estado desde el comienzo del proceso de paz apoyando, agregó.
Sostuvo que la FAO en particular “tiene credibilidad y experiencia suficientes para acompañarnos en ese de la reforma rural integral. Creo que no puede haber mejor socio, mejor compañero”.
“Queremos apoyarnos en la FAO para los procesos de restitución de tierras, ya está en marcha ya hemos restituido más de 200 mil hectáreas, -individuales y colectivos–, de forma que los suelos que se restituyan sean productivos, y contribuyan a que familias y comunidades reconstruyan sus vidas de manera próspera y de manera digna”, dijo.
Subrayó que el papel de la FAO “determinante porque, entre otras capacidades, cuenta con los mejores y los más eficaces instrumentos para garantizar que lo acordado se ejecute bien, se ejecute como es debido”.
Señaló, además, que ese organismo es un socio importante para llevar a cabo la Estrategia de Respuesta Rápida, diseñada por el Gobierno para generar confianza en el Acuerdo de Paz.
Informó que en desarrollo de esa “Estrategia, ya estamos poniendo en marcha paquetes de asistencia agropecuaria, campañas de acceso a crédito y seguridad alimentaria; y medidas contra la desnutrición”.
Afirmó, por último, que la FAO persigue más seguridad alimentaria, mejor nutrición y menos hambre en el mundo y que en esa búsqueda, “una Colombia sin conflicto armado está lista para apoyarlo con hechos concretos”.