Cada día aparecen nuevas consecuencias negativas de la actividad humana sobre los fenómenos de la naturaleza.

Heidy Briyith Díaz Rodríguez
Especial Noticias Al Sur
Con el propósito de aportar al conocimiento científico en el desarrollo de la astronomía del Observatorio El Cuzco del Desierto de la Tatacoa, un grupo de estudiantes del programa Licenciatura en Física, Química y Biología de la Universidad Surcolombiana, realizan estudios sobre los efectos negativos que sobre el cielo produce la iluminación nocturna de la ciudad de Neiva y pueblos cercanos al desierto como Villavieja, Aipe, Tello y Baraya.
La investigación hecha por Jorge Daniel Baldión y Silvestre Lozano Martínez tiene como meta determinar el nivel de la contaminación que afecta al cielo del Desierto de la Tatacoa y plantear estrategias para poder corregir esta situación.
Este fenómeno conocido como ‘Contaminación Lumínica’ es un grave problema de emisión de luz, que al utilizarlas de forma inadecuadas genera consecuencias negativas como el uso ineficiente e irracional de la energía, emisión de dióxido de carbono, problemas a la observación astronómica por generación de luz hacia arriba, ya sea por reflejo o proyección directa, que combinada con la polución y las nubes limitan la posibilidad de observar los objetos estelares en el cielo.
Esta investigación es asesorada por los profesores Javier Rúa, director del Observatorio El Cusco e Ignacio Ferrín, profesor astrofísico de la Universidad de Antioquia, quienes desde hace varios años han venido realizando acercamientos con el fin de lograr la mitigación de esta problemática, al descubrir que a pesar de la contaminación existente sobre el observatorio El Cusco existen una de las mejores condiciones del mundo para la observación astronómica.
Este equipo de docentes y estudiantes además de identificar los niveles de contaminación lumínica, adelantan diálogos con diversas entidades a quienes compete el tema como la Gobernación del Huila, la Alcaldía de Villavieja, Ecopetrol, empresas de alumbrado público y la comunidad cercana al desierto. Con este proceso se espera poder adoptar los principios y objetivos de la declaración de cielos oscuros de la Unesco y proteger el cielo del Desierto la Tatacoa como el primer cielo protegido de Latino América.
“Venimos dialogando con la comunidad de Villavieja y las entidades interesadas en proteger el patrimonio astronómico y ecosistemico y los estudios demuestran que la calidad de cielo en el Desierto la Tatacoa brinda la posibilidad para la exploración del conocimiento científico a través de la observación de los objetos estelares”, afirmó Silvestre Lozano.
La protección del cielo oscuro como patrimonio de la humanidad debe ser una tarea inaplazable que permita avanzar hacia mejores niveles de vida y adquisición del conocimiento que responda a la pregunta de donde se originó del universo y su relación con la vida.
Foto: http://luciernaga92.deviantart.com/


Fecha: