El Presidente Duque sancionó la Ley 2059 de 2020 haciendo realidad el sueño de los orocueseños de convertir a su municipio en patrimonio cultural, por considerarse la cuna de la obra literaria “La Vorágine”, y que sea una de las poblaciones míticas de la literatura hispanoamericana y el resto del mundo, como ha sido Macondo en “Cien años soledad” de Gabriel García Márquez y Comala en “Pedro Páramo” de Juan Rulfo.

Redacción
Un consenso sin precedentes alcanzaron este fin de semana los diferentes sectores sociales del municipio de Orocué (Casanare), para desarrollar los diferentes artículos de la ley que declara patrimonio histórico y cultural a este municipio, en su condición de cuna de la obra literaria “La Vorágine”, escrita hace casi cien años por José Eustasio Rivera.
Así lo escribió Juan Carlos Niño Niño, Asesor Cámara de Representantes, en Prensa Llanera, quien agregó que «En un acto de singular belleza en el “Salón Cultural” del municipio, el Alcalde Monchy Moreno adelantó la presentación oficial de la Ley 2059 de 2020 o ley que declara patrimonio a Orocué, iniciando con el testimonio (virtual) de la ministra de Cultura Carmen Inés Vásquez Camacho, quien anticipó que esta cartera va a asesorar a Orocué en el desarrollo y reglamentación de esta ley de honores –tanto en lo material como inmaterial- “exaltando los valores y el realce de los elementos culturales, que nos hacen tan valiosos como Nación”.
La instalación (virtual) estuvo a cargo del Presidente de la Cámara de Representantes, Germán Blanco, quien señaló desde la Isla de San Andrés que “en la Cámara estamos atentos a asesorar y acompañar a nivel nacional el desarrollo de tan importante ley, convencidos que el desarrollo cultural y turístico se convierte en una alternativa de singular importancia para la reactivación económica del País en tiempos de pandemia”.
El Representante Jairo Cristancho –quien asistió de manera virtual- anunció que en la discusión de los próximos presupuestos de la Nación, buscará la inclusión de las cuatro obras de la mencionada Ley, incluida la “Restauración y adecuación de la “Casa Amézquita”, en donde se alojó durante casi año y medio el escritor, debido a un proceso que adelantó como abogado sobre los linderos de la Hacienda Mata de Palma, anotó el gestor cultural Ángel Cruz, quien se encargó de exponer además en el evento la vida del escritor, en donde precisa que en esa estadía Rivera prefigura la línea argumental de “La Vorágine”.

Ruta Turística La Vorágine, en donde el turista pueda recorrer los lugares y escenarios que se basó Rivera para escribir la primera parte de La Vorágine, en un proyecto similar a la Ruta Turística de Don Quijote de España.

El gestor cultural Juan Grimaldos describió cómo su idea inicial –desde los mediados de los noventa- se convirtió finalmente en una Ley, cuando el entonces Representante Jorge Camilo Abril asumió la responsabilidad de radicar y promover su trámite en el Congreso –en donde tuve el privilegio de asesorar en la redacción y estructuración del proyecto-, mientras que el artista Luis María Bastidas nos regaló en el evento una hermoso “Seis por derecho”, en donde se recrean algunas escenas de la novela, incluidos personajes tan insignes como el cauchero Barrera y el anciano Clemente Silva.
Carmen Julia Mejía -descendiente de quienes alojaron al escritor en Orocué- enfatizó al Alcalde Moreno la necesidad de declarar el centro histórico del municipio, incluyendo una casa al frente y otra al lado de la Casa Amézquita –perteneciente a su familia- que igualmente se pueden convertir en la planta física de la «Escuela de formación de escritores José Eustasio Rivera», con énfasis en los escenarios, circunstancias y personajes de la cultura y el folklore llanero, que se encuentra en el literal C del Artículo 2 de esta Ley.
La Presidente de la Fundación María Rosa Lazo de la Vega, Consuelo Niño Vargas-acompañada de varias damas, quienes lucieron con ella trajes de La Independencia- expuso un interesantísimo ensayo sobre la mujer en el contexto de “La Vorágine”, en donde la gestora cultural advierte cómo la mujer estaba sujeta a un sinnúmero de preceptos sociales, que se confirma en los cuestionamientos de una amor prohibido y desbocado, que a la vez caduca o se pierde en esos sinsabores del desencanto, y que se reactiva cuando Arturo se enloquece cuando Alicia y la Niña Griselda huyen a la selva con el cauchero Barrera.
En el mencionado evento también intervine para expresarle a los orocueños que la ley tenía dos posibilidades: quedar en el papel y dormir el sueño de los justos, o por el contrario convertirse en un valioso instrumento de gestión –con la participación de todos los sectores del municipio- que permita la consolidación de proyectos de inversión en el escenario nacional e internacional, en el entendido que Orocué estaría llamado a ser una población mítica de la literatura universal, que es ni más ni menos la puerta de entrada a un sinnúmero de posibilidades para preservar ese patrimonio y a la vez reactivar el renglón económico con la actividad del turismo, como efectivamente lo he venido hablando largo y tendido con mi amigo y colega Papaupa.

Es así como esta iniciativa autoriza al Gobierno Nacional la inversión en obras de utilidad pública e interés social tan importantes como la restauración y adecuación de la “Casa Amézquita”, para convertirla en “Casa Museo Cuna de La Vorágine” y Centro de memoria histórica; Construcción de la Biblioteca Municipal “José Eustasio Rivera”, con una subdirección especializada en la obra literaria “La Vorágine”; Construcción de la “Escuela de formación de escritores José Eustasio Rivera”, con énfasis en los escenarios, circunstancias y personajes de la cultura y el folklore llanero; y Construcción del sendero y parque lineal histórico La Vorágine, que incluye las cápsulas virtuales para proyección de la obra en 3D.

En ese orden de ideas, esta disposición legal ha creado cuatro códigos presupuestales, que se pueden incluir posteriormente en la discusión y aprobación de los planes de desarrollo y presupuestos nacional, departamental y municipal, como también el trabajo que se debe coordinar entre el Ministerio de Cultura y la Alcaldía de Orocué, para lo que se ha concertado la semana entrante una reunión virtual con asesores de este Ministerio, que permita además conocer la oferta de esta Cartera para la reglamentación y desarrollo de los artículos de esta Ley, lo que daría apertura a una de las iniciativas más ambiciosa para posicionar a Orocué como uno de los más grandes atractivos culturales y turísticos de la Región de los Llanos».


Fecha: