En un vibrante partido, Deportivo Cali remontó y derrotó 2-1 al Deportes Tolima por la final de vuelta de la Liga Profesional del Fútbol Colombiano en el Estadio Manuel Murillo Toro y se quedó con el título nacional en Colombia con un marcador global de 3-2. Los ‘Azucareros’ fueron de menos a más y gritaron campeón.

Si bien el cuadro local se puso adelante en el marcador gracias a una anotación de Quiñones (14′) y parecía tenía la victoria en el bolsillo, las cosas cambiaron por completo en la segunda parte.

Deportivo Cali adelantó sus líneas, mejoró con las modificaciones y poco a poco fue llevando peligro al arco de Cuesta. Es así que primero apareció Vásquez (59′) para conectar un pase dentro del área y luego Preciado (75′) para cambiar penal por gol.

El marcador no se movería más y Teófilo Gutiérrez y compañía se quedaron con la Liga BetPlay 2021 de Colombia, título que no conseguían desde el año 2015.

Alineaciones Cali vs. Tolima

  • Deportivo Cali: De Amores, Esteban Franco, Menosse, Marsiglia, Velasco, Balanta, Valencia, Vásquez, Preciado, Gutiérrez, Rodríguez.
  • Deportes Tolima: Cuesta, Gómez, Quiñones, Caicedo, Hernández, Trujillo, Ríos, Cataño, Plata, Albornoz, Ramírez.

Previa de la final

En el partido de ida, los ‘Azucareros’, se pusieron en ventaja gracias a Harold Preciado, quien a los 42 minutos quebró la resistencia de William Cuesta, que pagó un fallo de su defensa al dejar libre al artillero que remató y lo venció.

La jugada de la ventaja parcial la tejieron Hernán Menosse, Teófilo Gutiérrez y Ángelo Rodríguez, quienes llevaron la pelota desde su propio campo hasta el contrario para terminar en el tanto de Preciado, que completa 12 dianas.

Sin embargo, Ramírez silenció a los 60 minutos del juego a la afición local luego de aprovechar un tiro de esquina para dejar sin opción al arquero uruguayo Guillermo de Amores, del Deportivo Cali.

Análisis

Deportivo Cali le puso fin a seis años de sequía. Se metió al grupo de los ocho, en los cuadrangulares mostró su poderío, venciendo incluso a dos favoritos como Nacional y Junior, y en la final le sacó cuatro puntos de seis al Tolima, cosecha suficiente para quedarse con la estrella.

Lo hicieron posible los goles de Hárold Preciado, pero también el talento de Teófilo, la polenta de Ángelo Rodríguez, la seguridad de De Amores, el empuje de jóvenes canteranos, la laboriosidad de los demás jugadores, pero sobretodo, la mano táctica, segura y precisa del técnico Rafael Dudamel.

En el estadio de Palmaseca fue empate 1-1 en los primeros 90 minutos de la final. En el Cali no hubo espacio para la frustración.

El equipo fue a Ibagué con la convicción de que faltaba una batalla más. Y viajó con las armas suficientes para salir avante. Y lo logró pese a que, por primera vez, le tocó remar en contra en esta etapa decisiva. Ese gol del Tolima a los 13 minutos por Julián Quiñones, después de un cabezazo, calentó el ambiente en el Murillo Toro, pero en ningún momento enfrió la ilusió azucarera.

Tiempo era lo que que faltaba. Y con paciencia, temple y fútbol, además de goles, el equipo de Dudamel fue de atrás hacia adelante.
A los 58 minutos lo empató con un furibundo remate de John Vásquez después de una jugada en la que intervinieron varios jugadores azucareros.

Y a los 72 empezó el derrumbe del Tolima. El balón le pegó en la mano a Eduar Caicedo y el árbitro John Ospina pitó tiro penal. No hubo necesidad de revisar el VAR.

Dos minutos después cobró el goleador, el que apareció con munición gruesa en la instancia decisiva.

Hárold Preciado cobró y ese remate de pierna derecha iba impulsado por miles de seguidores azucareros y por una inquebrantable fe. Así era difícil para el arquero William Cuesta.

El balón entró a media altura, palo izquierdo del arquero y gol. Júbilo azucarero en el Murillo Toro y silencio absoluto en unas graderías que minutos antes celebraba y festejaba por el momento de su equipo.
Con el 1-2 Tolima puso todo en la cancha, pero el Cali defendió la diferencia porque sabía que eran los últimos minutos de la Liga, el partido de la gloria o el infierno.

Y aguantó el onceno azucarero. Ganó 2-1 y aseguró la décima estrella. Por eso la celebración, el título, la alegría, los abrazos y las lágrimas de felicidad.

Con información de El Comercio/El País/


Fecha: