Fue presentado el documento del Plan de Seguridad Hídrica. Es el resultado del trabajo colaborativo entre los diferentes actores del sector, tiene un enfoque regional y busca ser la hoja de ruta para alcanzar la Seguridad Hídrica de la Región Central del país, compuesta por Bogotá, Boyacá, Cundinamarca, Huila, Meta y Tolima.

“Entregamos un documento, muy completo, que recopila el trabajo de muchos años de las secretarías de medio ambiente y las corporaciones regionales, entre otras entidades, que contribuyeron al desarrollo de lo que se va a constituir como un elemento clave para la preservación de los recursos naturales en el centro de Colombia”, dijo el gerente de la RAP-E, Fernando Flórez Espinosa, quien también se refirió a la etapa de estructuración: “trabajamos desde la parte primaria, es decir, de abajo hacia arriba, con las comunidades de todos nuestros territorios asociados, para consolidar finalmente este instrumento”.

En el mismo sentido, el Plan de Seguridad Hídrica (PSH) traduce la unión de esfuerzos institucionales, resaltando el acompañamiento técnico del Pnud en la construcción del marco programático, así como de las tres líneas estratégicas, siete programas y 21 proyectos que contempla.

“Ha sido un trabajo muy interesante. Ya está a disposición de los seis territorios un Índice de Seguridad Hídrica, que les permitirá entender cuáles son esas zonas más críticas, que merecen una atención urgente en protección de ecosistemas y cuáles son esas zonas particulares para adelantar, ya sea acciones de conservación, restauración o reconversión productiva”, comentó Jimena Puyana, gerente Nacional del Pnud.

Este índice ayuda a la comprensión de la situación actual y futura de la seguridad hídrica, así como a desarrollar relaciones sostenibles y de confianza entre todas las partes involucradas, con el fin de orientar la toma de decisiones en torno al recurso hídrico.

PRONTA SOLUCIÓN A LA PROBLEMÁTICA
Los participantes del evento de lanzamiento coincidieron en que las consecuencias del Cambio Climático afectan a la mayoría de los países del mundo, incluyendo a Colombia, por ende, se requiere de un compromiso decidido y urgente.

“Esta es una política que no tiene espera, que es para ya; por eso propongo la realización de un Consejo Nacional de Política Económica y Social (Conpes). Estamos listos para presentárselo al Gobierno Nacional, un Conpes que tenga dientes, es decir, con recursos para que sean aplicados en los cincos departamentos y la Capital de la República”, agregó el Gerente de la RAP-E.

Por su parte, Alegría Fonseca, directora de la Fundación Alma, dijo que “este no debe ser un Conpes poético, debe tener inversión, construido junto a las comunidades. La RAP-E deberá enfocarse en dos acciones: restauración y descontaminación del agua”.

EXPERTOS RESALTAN LA IMPORTANCIA DEL PSH
Durante la jornada, también se llevó a cabo el panel ‘La Seguridad Hídrica es responsabilidad de todos’, con el propósito de discutir las dificultades en torno al cuidado del agua en el país y la necesidad de la implementación pronta de las estrategias y acciones que plantea el PSH.

“El plan es maravilloso porque articula un conjunto de departamentos y el Distrito Capital. Esto es un logro extraordinario. Colombia divide la gestión de sus recursos naturales a través de las corporaciones autónomas, pero esta publicación se convierte en un elemento articulador, que permitirá unir esa gestión en torno a un tema principal que es la seguridad hídrica”, afirmó Cecilia González Rubio, exministra de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial de Colombia.

Frente a las políticas en el corto y mediano plazo, Ernesto Guhl, exdecano de ingeniería y exvicerrector de la universidad de Los Andes, resaltó que “la participación de las comunidades es muy importante. La RAP-E debe hacer un programa de socialización para que la gente apoye y lo tome como un asunto propio. Se le deben asignar recursos no solo económicos sino técnicos y humanos”.


Fecha: