El reclamo supone un cambio de modelo que permita dejar las bases y precisar estrategias para implantar a mediano y largo plazo un régimen justo que erradique de la pobreza, la desigualdad y el atraso.

Por Germán Castañeda*
Más de un mes de protestas, provenientes de un estallido por razones sociales,reconocidas por fuerzas políticas, de todo orden, dentro y fuera Colombia, por miembros del gobierno y de la oposición, situación totalmente incontrovertible, que permitió pensar que el gobierno rápidamente, aceptaría, dialogar y dar respuestas razonables para superar el impasse.
Sin embargo Duque y el equipo que lo asesora y le habla al oído, lo único que hacen es dilatar y lanzar salvavidas insuficientes para la magnitud del naufragio.
El reclamo supone un cambio de modelo que permita dejar las bases y precisar estrategias para implantar a mediano y largo plazo un régimen justo que erradique de la pobreza, la desigualdad y el atraso.
Pero como siempre ha sucedido históricamente, el pueblo tiene la razón, pero se le debe mantener sometido por temor a que la oligarquía pierda poder político y económico, cosa que no es reconocida públicamente, como en este caso por quienes ostentan el poder, sin darse cuenta que la paciencia humana tiene límites y que las reacciones, normalmente, unas son pasivas y respetuosas y otras violentas.
No se puede entonces engañar uno mismo, buscando responsables en quienes no lo son, creyendo ingenuamente, quien lo creyera, que la ciudadanía se traga entera esta farsa.
Mientras tanto el tiempo pasa y juega más en contra del gobierno que de los descontentos, pues su congrua subsistencia sigue igual, mientras el desprestigio del contrario, aumenta.
Se utiliza entonces la venenosa infusión de la mutua destrucción entre los de la misma clase, dependiente y pobre, mediante los reclamos para que dejen trabajar, no destruyan la economía, la de la clase dominante, hasta que lo esperado sucede, la protesta cede y deja espacio a la denominada «Normalidad» que permite la continuidad de la explotación, la pobreza, el desempleo y demás males de la sociedad expectante.
En ese escenario juegan en este momento Uribe, Duque, el Centro Democrático y los corruptos, pero también hasta donde se ve, los del paro no están dispuestos a caer en esta trampa.
Los bloqueos son una herramienta, si bien incómoda e injusta y la utilizan los manifestantes como medida extrema ante la total negativa del gobierno para allanarse a la solución, pues es el único que puede y está llamado a ofrecer soluciones con un cierto apoyo del sector privado, para alcanzar un bienestar social generalizado,.
En estas circunstancias el que medianamente estable, sale todos los días a cumplir con sus labores, garantizadas, ya no piensa y parece ignorar, la de quienes también salen todos los día pero sin tener garantías de nada al rebusque diario y no saben si lo logran, estos son un cincuenta por ciento. Solidaridad con ellos no hay, solo reconocimientos de corazón.
Duque reconozca la gravedad del problema, no lo dilate más, no dilate más su desprestigio y su soberbia, el tiempo se lo cobrará con creces, no ponga en juego la estabilidad del país.
Usted no representa solo a una parte de la sociedad colombiana, entienda que para su futuro, el de su familia y el de sus contertulios es mejor dar soluciones que le sirvan a la patria.
No juegue con la comida y el bienestar de las mayorías, no actúe de mala fe y piense que para ser grande lo importante es reaccionar a tiempo. Los muertos, los desaparecidos y abusados ya son de su prontuario, no permita que suban las cifras.
Por su mismo bien, haga algo para salir de los vergonzosos primeros puestos de pobreza, desempleo, miseria,atraso y corrupción de Colombia. Ya no hay duda del daño económico y social que su mentor Uribe causó a Colombia, desliguese de sus actuaciones contra los pobres, su espuria acción para mantenerse en el poder y el favorecimiento a los más pudientes y sus poco claras determinaciones a favor de personajes oscuros y a la misma corrupción. Aún hay tiempo de reivindicarse con el pueblo de su país.
*Docente Usco


Fecha: