en las 23 ciudades principales 13,2% de los encuestados consideraba que la situación económica del país está mucho peor que hace un año. Mientras que 61,5% considera que está peor que hace 12 meses. Con estas cifras, solo 15,3% considera que la situación está igual, 9,8% que está mejor y 0,3% que está mucho mejor.

Redacción
“Al preguntar por la situación económica del país, en agosto de 2021, el 61,5% confirmó que era peor con respecto a la vivida en el mismo mes del año anterior; para el 15,3% era igual. De la misma forma, el 34,7% manifestó que la situación económica del país será igual dentro de doce meses y el 27,4% dijo que será mejor”, afirmó el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE). En Neiva, este indicador revela que el 52.4 % de familias reporta que su economía ha empeorado.
Los resultados del DANE hacen parte de la Encuesta Pulso Social, que mensualmente está revelando información sobre varios indicadores, como el número de comidas diarias de un hogar o la disposición de las familias colombianas para comprar bienes semidurables (como un televisor o una lavadora), y que se tiene como una señal sobre la confianza de los hogares en la situación económica en general.
El Índice de Confianza del Consumidor (ICC) llegó a 35,9 puntos en agosto, el nivel más alto desde que el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE) presenta al país la encuesta Pulso Social. En concreto, el dato de agosto (35,9) representa un incremento de 0,9 puntos frente a la cifra de julio de 35. Asimismo, al compararse el dato con agosto de 2020 (32,5), se registró un alza de 3,4 puntos.
Por ciudades, el ICC registró los mejores resultados en Cúcuta y su área metropolitana (41 puntos), seguida de Neiva (39,2) y Santa Marta (39,1). Los tres lugares en los que se registraron las cifras más bajas fueron, para agosto: Popayán (31,2), Quibdó (30,9) y Bogotá (30,9).
El director del organismo estadístico, Juan Daniel Oviedo, explicó que, en una escala del 0 al 100, el indicador está explicando una transición desde unas perspectivas de empeoramiento a unas más estables. Oviedo también explicó que el alza del indicador estuvo explicada por las mejores perspectivas económicas de los hogares de cara a los próximos 12 meses. Esta variable se ubicó el 30,7 para el pasado agosto, la máxima calificación entre las 14 rondas del ICC. “Aún (el ICC) se encuentra frenado por la percepción que tienen los jefes de hogar frente al deterioro de la situación económica del país observada hoy en comparación con la que percibían hace 12 meses en agosto de 2020”, señaló Oviedo.
Al desagregar las cifras también se evidenció que 47,5% de las personas que conformaban la jefatura del hogar sostuvo que la situación económica de su hogar era peor frente a la registrada en el mismo mes de 2020, mientras que para 38,2% las condiciones eran iguales.

Posibilidades escasas
Así mismo, el 82,3% dijo que tenía menores posibilidades de que él o ella o alguno de los integrantes del hogar realizara compras de muebles, televisor, lavadora u otros aparatos electrónicos; el 16,9% confirmó que tenía iguales posibilidades que un año atrás y el 0,8% sostuvo que tenía mayores posibilidades de hacer este tipo de compras. El 90,0% de las personas que hacen parte de la jefatura del hogar sostuvo en agosto de 2021 que él o ella o alguno de los miembros del hogar tendrán dinero disponible en los próximos 12 meses para salir de vacaciones.
«En agosto de 2021 estamos viendo un mínimo de toda la serie, en donde todavía 82,3% de los hogares en las 23 principales ciudades reflejan menores posibilidades para acceder a aparatos electrodomésticos». En las 23 ciudades y áreas metropolitanas, en el trimestre junio-agosto de 2021, el 77,2% de los y las jefes de hogar y sus cónyuges manifestó que no tenía posibilidades de ahorrar parte de sus ingresos y el 10,5% dijo que no tenía ingresos. Por último, el 95,8% de las personas en las 23 ciudades y áreas metropolitanas dijo que ellos o algún miembro de su hogar no están planeando comprar un automóvil nuevo o usado en los próximos dos años. El 88,8% no está planeando comprar, construir o remodelar una vivienda en ese mismo rango de tiempo.

COVID y efectos de “Long – COVID”
De acuerdo con la Encuesta Pulso Social, en agosto de 2021, el 78,4% de las personas jefes de hogar en las 23 ciudades no se han contagiado de coronavirus; mientras que el 21,4% estuvo contagiado y se recuperó y el 0,2% se encuentra contagiado actualmente. En agosto de 2021, y durante los últimos siete días previos a la encuesta y como consecuencia de haber estado contagiado de coronavirus, el 26,7% ha sentido fatiga o sensación de cansancio permanente y el 15,1% tuvo dificultades para respirar o sensación de ahogo.
El 31,4% de las personas jefes de hogar en agosto de 2021 estaban un poco preocupadas de contagiarse o de volverse a contagiar de coronavirus y el 24,8% se encontraban muy preocupadas. Por ciudades, en el trimestre junio-agosto de 2021 la proporción de personas que estaban muy preocupadas de contagiarse fue 54,1% en Manizales A.M., 46,6% en Neiva y 42,6% en Santa Marta.

Intención de vacunación
En agosto de 2021, el 22,0% de los y las jefes de hogar en las 23 ciudades y áreas metropolitanas estaban interesados/as en aplicarse la vacuna en contra del coronavirus, el 6,2% no estaba interesado y el 71,8% ya se aplicó la vacuna. Por sexo, el 22,9% de los hombres y el 21,4% de las mujeres manifestó que sí se la aplicaría la vacuna; el 72,7% de las mujeres y el 70,4% de los hombres dijo que ya se la aplicó.
Al preguntar por el principal motivo por el que las personas contestaron que no estaban interesadas en aplicarse la vacuna en contra del coronavirus, en las 23 ciudades y áreas metropolitanas, el 61,4% creía que la vacuna puede ser insegura debido a los potenciales efectos adversos y el 17,3% no creía que la vacuna pueda ser lo suficientemente efectiva.

Violencias
En agosto de 2021, y durante los siete días previos a la encuesta, el 1,7% de los jefes de hogar confirmaron que alguna persona conocida que residía o no en su misma vivienda ejerció violencia psicológica gritándolo o insultándolo para hacerlo sentir mal. Este tipo de violencia se presentó más hacia las mujeres, con un 1,9%, mientras| que para los hombres fue de 1,3%. Las personas que tuvieron este comportamiento fueron otras personas o familiares con 37,3%, vecinos/as con 28,3% y la pareja o expareja con 25,4%.
Comparado con el periodo antes del inicio de la cuarentena, el 45,7% de las personas que conformaban la jefatura del hogar en las 23 ciudades y áreas metropolitanas sostuvo en agosto de 2021 que estos comportamientos son más frecuentes. Por sexo, el 51,1% de los hombres manifestó que son más frecuentes y el 43,5% de las mujeres aseguró lo propio.

CON INFORMACION DEL DANE/PORTAFLIO/EL ESPECTADOR/La República/


Fecha: