A propósito de la publicación de los datos de usuarios de más de 500 millones de cuentas de Facebook en foro de piratas informáticos, la Comunicadora Social y Periodista Lorena Casanova España reflexiona sobre el papel de las redes sociales hoy.

Por Lorena Casanova España
Comunicadora Social y Periodista

Hoy en día el mundo gira alrededor de las tecnologías y más aún está inmerso en las redes sociales, éstas ya saben todo lo que hacemos, que buscamos, con quien hablamos y hasta que nos gusta. Esta información la tienen desde el momento en que nos volvimos dependientes de las redes sociales, las cuales están convirtiendo a los jóvenes y a los niños en ‘zombis’ de películas, los están volviendo adictos a ellas, pues éstas son una especie de droga digital que se encuentra al alcance de toda aquella persona que quiera conseguirla.
La tecnología crece cada día mas de una manera exponencial, y está afectando la forma de pensar, de ver, de actuar de muchos de nosotros y aunque se vea inofensiva ha causado miles de muertes a causa de los diferentes suicidios que se han cometido en todo el mundo a raíz que estas redes se están roban la identidad, la originalidad, la sensibilidad, de toda aquella persona que se sumergen en los mares digitales.
Como seres humanos hemos perdido el control sobre las diferentes redes sociales ya sean Facebook, Instagram, Twitter, WhatsApp, YouTube y otras más que tal vez no son tan conocidas como las anteriores, pero que también están rondando nuestros pensamientos y robando nuestras identidades. Estas son armas de doble filo, son grandiosas en el momento de realizar una consulta, de dar soluciones a algunos problemas o despejar algunas incógnitas que rodean nuestra mente; pero, así como nos ayudan, también nos pueden destruir rápidamente todo aquello que por años hemos construido y logrado obtener.
Hoy en día podemos observar como somos tan dependientes de un dispositivo móvil, de un computador, de una Tablet, en fin de un aparato electrónico que nos pueda hacer puente con las diferentes redes sociales, y gracias a estar tan encerrados en éstas, hemos perdido lo más valioso que puede tener una persona, el poder compartir en familia, con amigos, con compañeros, todos aquellos momentos inolvidables que solo guarda el corazón y el baúl de los recuerdos; como hemos perdido esa sensibilidad de estar reunidos con personas hablando de frente y no a través de un aparato.
Todo esto está arruinando el mundo y destruyendo la civilización en la que vivimos, la ignorancia nos está sumergiendo, nos incorpora cada segundo en este mundo loco de las tecnologías y de las redes sociales que cada día nos lleva a parecernos más a unos robots humanizados.


Fecha: