Por Benjamin Alarcon Yustres*

El propósito es uno. La estrategia es doble. El propósito es conseguir más recursos para el Estado. La estrategia es la reforma tributaria o la privatización de los pocos bienes que le quedan al Estado. Los recursos del propósito son para continuar con la política de subsidios a la miseria y la pobreza, fundamentos de la política social del modelo de desarrollo neoliberal, impuesto e imperante en Colombia desde los años 90; ah….. y para fortalecer las Fuerzas Militares que los sigan defendiendo del enemigo interno, o sea de quienes se les opongan a sus políticas.
La reforma tributaria propuesta no pasará como fue presentada, pero pasará, para que toda la clase política quede bien ante el pueblo; Duque, los uribistas, el Centro Democrático y los conservadores dirán que finalmente acordaron lo mejor para este, y que por tanto lo aprobado no será tan lesivo para los pobres y la clase media; los liberales, Cambio Radical, la U, los Verdes y los dignos dirán que se opusieron al máximo a las propuestas lesivas, y bla, bla, bla.
Pero como finalmente con lo aprobado el Gobierno no logrará los recursos fiscales que pretendía lograr, será necesario, dirá Duque y los Uribistas y sus amigos en el Gobierno, aplicar la otra estrategia, que, vale la pena decir, se viene ambientando e intentando desde que comenzó este gobierno, y que consiste en privatizar, o enajenar dicen ellos en su lenguaje, los pocos bienes que le quedan al país y que desde hace rato quieren ponerles mano; me refiero a Ecopetrol, ISA, unas pocas hidroeléctricas, unas electrificadoras, y los restos que queden por ahí de Estado o de propiedad estatal; porque, vale decirlo, esta política es otra de los fundamentos del modelo neoliberal: acabar con el Estado social, privatizando sus empresas y bienes, para que pasen a manos privadas y sean estas las que ofrezcan los servicios que antes cumplían aquellas, antes como servicio del Estado, ahora como negocio privado para enriquecer a los pocos dueños del país.
Para probar lo anterior, vale mencionar lo que dice El Espectador, del domingo último en su sección Alto Turmequé; en nota titulada Propuesta Fallida, dice que la «la Andi presentó al país una propuesta muy moderada de reforma tributaria que aunque no acogió el gobierno,…será el punto medio para lograr un consenso en el Congreso. Una de las ideas interesantes de la ANDI es adelantar una enajenación de activos de la Nación, que en su conjunto pueda recoger hasta $15 billones para ser utilizados en el fondeo inmediato de programas como Ingreso solidario y el PAEF, para garantizar las nóminas de las empresas».
Y complementa la nota con la prueba de lo dicho al comienzo, que esta estrategia doble para lograr el propósito de conseguir recursos para financiar los subsidios a los pobres y mantenerlos conformes y calmados, es el fundamento de la política social neoliberal, globalizadora, que se implementó en el país desde el gobierno de Gaviria, bajo la batuta del genio de la apertura económica Rudolf Hommes:»….Detrás de esta propuesta hay ideas que ha venido planteando el exministro Rudolf Hommes. Por ejemplo, modificar la ley para permitir que la Nación pueda vender su participación en Ecopetrol, sin perder el control ni bajar del 51%…las cuentas de Hommes son las siguientes: el valor de Ecopetrol es de US$40.000, aproximadamente. Hoy la Nación es dueña del 88%. Es decir, se podría vender el 37%, que correspondería a casi US$15 mil millones». Es a esto a lo que las élites que han gobernado y gobiernan este país, le están tirando; conseguir como sea recursos públicos para apropiárselo y con algunas migajas seguir financiando las políticas de subsidios para preservar la calma y el apoyo de los pobres.
*Docente Universitario/Tomado de Facebook Personal


Fecha: