El nivel del afluente empezó a bajar, sin embargo la turbiedad aumentó a niveles nunca antes registrados. La emergencia se mantiene.

Niveles superiores a las 400 mil unidades impidieron la captación y el tratamiento del agua en las bocatomas Recreo y Guayabo. Aunque los niveles del río empezaron a descender, persiste la emergencia y la suspensión del servicio.
Olga Lucía Acosta Guzmán, subgerente Técnica y Operativa de Las Empresas Públicas de Neiva, aseguró que la creciente registrada y los altos niveles de turbiedad no se habían registrado en los últimos 12 años.
“Seguimos adelantando el monitoreo permanente en las bocatomas y en la parte alta (nacimiento del río) para estar preparados ante eventuales crecientes súbitas y avalanchas que nos puedan afectar. Por el momento, debido a los altos niveles de turbiedad, superior a las 400 mil unidades, se mantiene suspendida la captación, como también el tratamiento”, indicó la funcionaria. Llamado a la ciudadanía la importancia de racionalizar el uso del agua para evitar una suspensión prolongada.
“Tenemos los tanques de almacenamiento de las plantas Kennedy, Jardín y Recreo completamente llenos, así como el reservorio. Una vez se supere la emergencia y se inicie la captación y el tratamiento, empezaremos a suministrar el líquido a todos los hogares”, manifestó Olga Lucía Acosta.
El personal técnico y operativo se encuentra laborando en bocatomas y plantas, a la expectativa que mejores las condiciones para iniciar la captación y tratamiento.


Fecha: