“Nosotros no somos Gobierno, tenemos la obligación constitucional de vigilar el cumplimiento y la garantía de los derechos de los colombianos”. La Procuraduría no tiene una animadversión por nadie, estamos luchando por un derecho fundamental que es la salud de los colombianos”. “En el momento en que se pasó de Cafesalud a Medimás, las redes han debido estar constituidas y ese fue precisamente un mal punto de partida”. “Una de las equivocaciones que hemos venido cometiendo es creer que desde Bogotá vamos a arreglar los problemas de los territorios”.

Bogotá El Procurador General de la Nación, Fernando Carrillo Flórez, señaló que la Procuraduría General no hace parte del Gobierno y que tiene la obligación constitucional de vigilar el cumplimiento y la garantía de los derechos fundamentales de los colombianos, y en el caso de Medimás, que se brinden los servicios de salud en condiciones de calidad y oportunidad.
“La Procuraduría no tiene una animadversión por nadie, estamos luchando por un derecho fundamental que es la salud de los colombianos y esperamos que lleguen los correctivos”, aseguró el jefe del Ministerio Público en su visita a Cali, donde se reunió con estudiantes de derecho de diversas universidades de la región para escuchar sus propuestas de reforma a la justicia.
Carrillo Flórez advirtió que el organismo de control está a la espera de los correctivos que se den ante las deficiencias que presenta Medimás EPS en la conformación de una red de prestadores en todo el país, que logre cumplir con las necesidades de sus afiliados
“Seguimos adelante en ese proceso de vigilancia de cómo siguen cumpliendo y de cómo se siguen constituyendo las redes, algo que no se ha debido presentar (…) En el momento en que se pasó de Cafesalud a Medimás, las redes han debido estar constituidas y ese fue precisamente un mal punto de partida”.
Frente a los hechos de violencia presentados en Tumaco (Nariño) en los últimos días, el Procurador General invitó a concentrar los esfuerzos y el trabajo directamente en el puerto. “Una de las equivocaciones que hemos venido cometiendo es creer que desde Bogotá vamos a arreglar los problemas de los territorios”.
Se mostró satisfecho de los avances que se lograron en la reunión de la Comisión Nacional de Garantía de Seguridad, en el Palacio de Nariño, pero indicó que “si nosotros no salimos a las regiones, si no actuamos en los territorios y si no probamos esa coordinación de las autoridades a nivel local y de los organismos de seguridad, simplemente no vamos a lograr ningún resultado”.
El jefe del Ministerio Público aseguró que se debe multiplicar la presencia del Estado en las regiones que han sido golpeadas por el conflicto armado, no solo con seguridad, sino con oferta social.
“Se exige presencia militar, se exige contundencia contra el crimen organizado, pero necesitamos también diálogo con los ciudadanos”, especialmente con los movimientos minoritarios, con los nuevos líderes sociales, con los indígenas, con los campesinos.
Finalmente, reconoció que el reclamo de las comunidades es poner en marcha el capítulo étnico de los acuerdos de paz. “Tenemos que sentarnos con las minorías para articular esas políticas, esto no es el resultado y no va a ser una imposición unilateral del Estado desde Bogotá”.