Por Eliana Agudelo

Comunicadora Social y Periodista

El cambio de nombre se produce en plena crisis por la que pasa la compañía a causa de las críticas de legisladores y la vigilancia de los abusos en sus plataformas. De esta manera lo anunció su fundador Mark Zuckerberg, durante la conferencia para desarrolladores que realiza cada año.

Es así como Zuckerberg, le apuesta al Metaverso, un término que persigue la idea de crear un entorno virtual al que puedan acceder los cibernautas usando diferentes dispositivos. Esto sin cambiar la estructura corporativa ni la misión de la compañía que seguirá siendo la misma “acercar a las personas”. Entre otros detalles dados por el fundador, señaló que con la nueva marca reflejará hacia donde se dirige y el futuro que quiere ayudar a construir su compañía para el futuro.

La nueva marca, según el directivo, hace referencia mucho mejor a lo que desarrolla la compañía, por eso han elegido Meta, porque significa crear tecnología social más allá que una conexión digital.

El objetivo para Zuckerberg es seguir maximizando las oportunidades de negocio de los creadores y el ecosistema de desarrollares, creando la mayor comunidad posible, donde el fitness, el teletrabajo y la educación son los entornos donde existe mayor potencial. Es así como el Metaverso puede llevar a ser una experiencia de interactividad y de una inmensa economía digital.

«Mark Zuckerberg quiere su plataforma, no solo una «familia de apps». Una plataforma son por ejemplo los móviles, donde otros desarrolladores construyen. Apple y Google (con Android) lo son y permiten que otros hagan apps. Zuckerberg espera que su metaverso le dé esa ventaja, gracias a su inversión y a sus gafas de realidad virtual. Es dudoso que lo logre, pero es probable que sea mejor apuesta que intentar ganar a TikTok en descargas», dijo el experto Jordi Pérez de El País.

Agrega que «El metaverso es entrar dentro de internet, no navegar por una pantalla. Zuckerberg espera por ejemplo que comprar ropa en el metaverso dé dinero. Pero para entender la complejidad de ese sueño, hay preguntas difíciles: ¿realmente «estar» en un comedor con un monigote de mi madre hecho con píxeles que veo con mis gafas virtuales se parecerá más a la experiencia «real» que una videollamada? ¿Si muchos usuarios temen el rastreo de sus móviles, qué pasará cuando la experiencia digital sea inmersiva? ¿Si Facebook no permite desnudos en sus plataformas, qué pasará en el metaverso? El asunto de abusos es de hecho extenso. ¿El nombre Meta hará que desvinculemos la empresa Facebook de Facebook red social? Nadie lo sabe, queda una década. De momento Facebook es Facebook». 


Fecha: