La reina Isabel II falleció este 8 de septiembre en su residencia en Balmoral (Escocia), a sus 96 años. Así lo informó el Palacio de Buckingham: “La Reina murió pacíficamente en Balmoral esta tarde”.

Cumplió 70 años de reinado y fue la monarca que más tiempo reinó en los mil años de historia de la familia real británica, enfrentando crisis sociales, escándalos familiares y los problemas de salud que se acrecentaron tras la muerte de su esposo en 2021, el duque de Edimburgo. 

La salud de la reina Isabel II venía presentando quebrantos en las últimas semanas. De hecho, esta semana posesionó a Liz Truss como primera ministra de Reino Unido en Balmoral, donde se hospedaba desde julio pasado, disfrutando de las vacaciones de verano. La posesión de Truss fue en Balmoral en vez de hacerlo en Londres (Reino Unido), como se acostumbra.

Nacida el 21 de abril de 1926, siendo la hija mayor de los duques de York, que serían más adelante los reyes Jorge VI e Isabel, Isabel II permaneció 70 años en el trono.

En 1952, cuando falleció su padre, el rey Jorge VI, Isabel II se convirtió en jefa de la Mancomunidad de Naciones y reina de los siete países independientes pertenecientes a esta: Reino Unido, Canadá, Australia, Nueva Zelanda, Sudáfrica, Pakistán y Ceilán.Además, la celebración de su coronación en 1953 fue la primera en ser televisada en todos los rincones del planeta.

Más tarde, en 1947, se casó con el príncipe Felipe de Grecia y Dinamarca, con quien tuvo cuatro hijos: Carlos, Ana, Andrés y Eduardo.

Apodada «Lilibet» por su familia, no estaba destinada a ser reina, ya que era tercera en la línea sucesoria al trono tras su tío Eduardo y su padre Alberto. Pero se convirtió en heredera cuando su tío abdicó siendo ya rey para casarse con la divorciada estadounidense Wallis Simpson, y su padre le sucedió como Jorge VI.

Perfil

Fue criada por institutrices en el palacio de Buckingham. Hacia el final de la Segunda Guerra Mundial, a los 18 años, se enroló en las Fuerzas Armadas como conductora. En 1947 se casó con su primo tercero Felipe Mountbatten, con quien tuvo cuatro hijos. Cinco años después, la repentina muerte de su padre convirtió de la noche a la mañana a la princesa de 25 años en la reina Isabel II. 

Su coronación al año siguiente fue el primer evento transmitido en vivo por televisión en todo el mundo. Fue allí cuando prometió solemnemente servir a su país de por vida. Desde entonces, Isabel II fue testigo de la desintegración del imperio británico, la Guerra Fría, los cambios sociales de la posguerra, la llegada de la era digital y la complicada salida del Reino Unido de la Unión Europea, el llamado Brexit. 

Una de sus pruebas más difíciles tuvo lugar tras la muerte de la princesa Diana, hace 25 años, cuando los medios británicos consideraron su reacción fría, en contraste con el dolor del pueblo británico. Más recientemente, el escándalo sacudió a su hijo Andrés, el duque de York, acusado de agresión sexual. Y también su nieto Harry, quien abandonó la monarquía junto a su esposa Meghan Markle, criticando públicamente a la familia real y llegando incluso a acusar de racismo a alguno de sus miembros.

En abril de 2021 la reina sufrió otro golpe: la muerte de su esposo, el príncipe Felipe, dejó según palabras de la monarca, un “enorme vacío” en su vida. 

Con 96 años y pese a sus problemas de salud, la monarca apareció sonriente en las últimas semanas, demostrando que no estaba dispuesta a perderse los festejos por su jubileo, que fue en junio.

También cumplió, sin saber que sería su último acto como jefa de estado, con la toma de posesión de Liz Truss como la tercera mujer en la historia en ser primera ministra del Reino Unido. 

Con información de valoraanalitik/La FM


Fecha: