En este municipio del centro del Huila se realizó la cuarta reunión informativa en torno a los impactos por la construcción de la hidroeléctrica.

Con muchas quejas en relación con las actuaciones de la compañía Emgesa, y reclamaciones por temas de ordenamiento del territorio y el cumplimiento de compensaciones, se desarrolló en el municipio de Gigante la reunión informativa en torno a los impactos por la construcción de la hidroeléctrica El Quimbo.
Afectados que fueron reasentados individual o colectivamente por parte de Emgesa evidenciaron que los principales problemas se relacionan con la no actualización del Esquema de Ordenamiento Territorial, en el caso particular del reasentamiento de Montea que se encuentra a diez metros de una tubería de la petrolera Emerald.
La Autoridad Nacional de Licencias Ambientales informó que Emgesa debía realizar un estudio de vulnerabilidad y riesgo y socializarlo a la comunidad reasentada; sin embargo, la población indicó que esto no ha sucedido y que sigue en la incertidumbre por el lugar donde actualmente vive.
Diana Fernández Escobar, integrante de la comunidad, afirmó que “Emgesa no cumplió con el proceso de concertación y participación para la escogencia de nuestras actividades productivas pues muchos de mis compañeros tenían como vocación la pesca artesanal, y ahora tienen como oferta un proyecto ganadero que no garantiza la soberanía alimentaria de nuestras familias”.
Denunciaron también que el distrito de riego con el que cuentan en este momento presenta serias irregularidades en sus diseños, situación que impide su funcionamiento. A la fecha, la comunidad reasentada de Montea indicó que no tiene manera de realizar su actividad productiva.
La afectación a las cadenas productivas del municipio de Gigante, evidenciada por constructores, desgranadores de cacao, madereros, jornaleros, mayordomos y artesanos, entre otros, permitió dejar en claro que muchos se quedaron por fuera de los censos realizados por Emgesa.
En sus intervenciones, expresaron que permanentemente han sido rechazados por la empresa ante su solicitud de inclusión en el censo, y que por medio de la Sentencia T-135/13 esperaban respuesta positiva pero esta fue desacatada pues no se les han reconocidos sus derechos.
“Han sido 8 años de reclamaciones sin tener respuestas”, alegaron.
La reunión de este jueves en Gigante fue la cuarta informativa, previa a la Audiencia Pública que se cumplirá en Garzón en noviembre venidero.
La reunión este viernes será en el municipio de Paicol a partir de las 8 a.m.


Fecha: