Actualmente, una de las preocupaciones que más concierne a gobiernos nacionales y municipales es la necesidad de generar un entorno adecuado para un consumo responsable del agua y un modelo que garantice el equilibrio en el desarrollo de los diferentes sectores junto con el uso eficiente del líquido vital.

No obstante, a pesar de ser un tema que compete a las grandes instituciones, es claro que el consumidor también juega un papel fundamental ya que en el día a día se puede producir un desperdicio importante sin saberlo, como son, por ejemplo, los 200 litros de agua que se pueden consumir en promedio en una lavada.

Es por esto que a continuación, se exponen una serie de hábitos en los que las personas desperdician agua en el hogar y, tal vez, no lo notan:

  • Utilizar la lavadora con poca carga de ropa: sabemos que dentro de los cuidados a tener en cuenta en el lavado de las prendas es que estas se deben separar por color y/o tipo para no deteriorarlas. Sin embargo, esto lleva a que muchas veces se introduzca en la lavadora poca cantidad de ropa y se utilice el electrodoméstico en repetidas ocasiones, incrementando notablemente el uso de agua.
  • Uso de electrodomésticos antiguos: renovar cada cierto tiempo los aparatos que contribuyen a las tareas del hogar no debe ser visto como un lujo o desperdicio de dinero. Por el contrario, con el paso de los años, estos van perdiendo funcionalidades y comiencen a exceder el consumo de recursos como el agua y la energía, lo cual impacta al medio ambiente y al bolsillo de las personas. Además, hoy en día, los electrodomésticos cuentan con tecnología consciente, un desarrollo que les permite optimizar su funcionamiento y generar mayores eficiencias.

Lavando plato por plato: durante los diferentes períodos de confinamiento que se vivieron recientemente, el consumidor colombiano encontró en la cocina y en la preparación de alimentos una experiencia para sobrellevar la coyuntura. Esto a su vez incrementó el uso de utensilios y platos, que evidentemente desencadenan en un mayor uso de agua y más aún si se es de las personas que lava un plato, lo enjabona y luego lo juaga, y luego vuelvo a hacer lo mismo con cada uno. Esta es una práctica en la que se desperdicia bastante líquido, así que lo que se recomienda es enjabonar todos los platos en una misma tanda y, posteriormente, aplicar agua. O también está la opción de acudir a un lavavajillas, que optimiza el proceso y es una muy buena opción.

  • Desperdiciar el agua que arroja el aire acondicionado: dentro del proceso que se lleva a cabo en este producto para climatizar los espacios, es normal que destile gotas de agua, las cuales pueden alcanzar a llenar hasta un recipiente sino se usa por tiempos prologando. Si bien esta no es potable, si puede ser utilizada para, por ejemplo, lavar el carro o limpiar superficies en el hogar.
  • Falta de conciencia y disciplina: la raíz de los malos hábitos no solo recae en el desconocimiento. En ocasiones, las personas en el hogar saben que incurren en malas prácticas y que desperdician agua, pero se dejan llevar por el afán de cada día y no le prestan atención a esto, así que la base de todo es tomar acciones y dar pequeños pasos para contribuir con el ahorro del líquido.

Fecha: