La presencia de elementos extraños en el área rural, ha alertado a la comunidad que de inmediato ha dado aviso a la Fuerza Pública.

Varios días de acciones de registro y control de área, para limpiar los campos de la amenaza que representa la presencia de artefactos explosivos, permitieron a soldados del Batallón de Alta Montaña No. 9 de la Novena Brigada, ubicar y destruir una nueva trampa mortal, con la que se suma a tres el número de elementos ilegales de guerra hallados durante la semana.
Para la destrucción de estos artefactos sembrados en el pasado por integrantes de la Columna Móvil ‘Teófilo Forero Castro’, el equipo de Explosivos y Demoliciones, EXDE, procedió al empleo de diversos elementos como el gancho y cuerda, el detector de metales, los inhibidores de señal y los binomios caninos.
Con la instalación de estos artefactos, los grupos armados al margen de la ley no sólo han infringido las normas del Derecho Internacional Humanitario, sino que además ocasionan una grave afectación al medio ambiente.
Uno de los impactos negativos que se desprende de esta actividad, es la que se le ocasiona al suelo; las explosiones producen procesos erosivos, degradación de las capas de la tierra e infertilidad del terreno, esto último como consecuencia de los químicos que componen las trampas mortales.
Así mismo, los gases y vapores que se desprenden de la activación de los artefactos explosivos, contaminan el aire, repercutiendo en la salud de los seres vivos.
“Luchamos todos los días para que tú y las personas que más quieres estén tranquilos”.