Debemos contrarrestar estos antivalores, estudiando y preparándonos todos los días, por último decirles que el mes de mayo de la afrocolombianidad haya sido de gran reflexión y de meditación personal, para ayudar a la construcción de una nueva Colombia y de un nuevo Huila.

Por. Magister Elimeleth Perea Mosquera
con un buen sentido de pertenencia social, y por el reconocimiento de mi propia etnia, el de ser negro o como otros dicen, afro descendiente, el hoy es una manifestación de etnocentrismo y de gran valoración que tiene esta etnia, la cual hace una comprensión ideológica, en la composición de los grupos sociales de Colombia, porque Colombia es un país trietnico y valorativo, en toda su razón de ser, el negro siempre ha estado ahí, defendiendo la causa social del país, aportándole a la ciencia, a la cultura, al deporte, al arte generalizado. a la literatura, a la astronomía, entre otras de valoración social; hoy existe una mentalización ideológica que varias personas tienen hacia los negros, consiste en los que antropológicamente se llama, autoreconocmiento social, lo cual depende del grado valorativo que la misma persona tenga , claro que desde el punto de vista de la biología humana, se llaman las mitocondrias, las cuales son los orgánulos celulares que generan la mayor parte de la energía química necesaria para activar las reacciones bioquímicas de la célula. La energía química producida por las mitocondrias se almacena en una molécula energizada llamada trifosfato de adenosina (atp). Las mitocondrias contienen su propio cromosoma (ADN). en general, las mitocondrias, y por lo tanto el ADN mitocondrial, sólo se heredan de la madre, mujer que con su propia responsabilidad, dignidad y espiritualidad, trae al mundo su propio hijo, pero es en la interacción social, donde surge su valoración personal, frente a las demás personas, para unos existe la aceptabilidad Divina, de ser todos hijos de Dios, yo lo creo y lo acepto, bajo el grado de religiosidad de la Iglesia y de los Bantúes, que son nuestros ancestros culturalmente hablando.
Hoy existe un dinamismo social que todos valoramos, que consiste en la representatividad de las diferentes labores que realizamos en el campo laboral, para el beneficio y construcción de una sociedad, dinámica y armoniosa de vivir en paz, porque el negro por naturaleza es pacífico y reconoce sus propias limitaciones personales y sociales, este reconocimiento es de personas grandes, dentro de un estado natural, es asi como dice Peter Singer “Ningún hombre está liberado del miedo sino se atreve a ver su lugar en el mundo tal cual es; dice el pensador que ningún hombre puede alcanzar la grandeza de la que es capaz hasta que le sea permitido ver su propia pequeñez ”, esta pequeñez es frente a la existencia del universo, más no con las ideas cognitivas, porque estas si son grandes en su desarrollo formal.
Muchas personas en el hoy se preguntan de los aportes del negro, en la literatura, para ser valorados y representados, le podría decir que uno de los grandes aportes del negro colombiano, a las letras, es el Gran Arnoldo Palacios, cuyo propio nombre es Arnoldo de los Santos Palacios Mosquera quien nació el 20 de enero de 1924, en Cértegui, Chocó y murió en Bogotá, el 20 de noviembre de 2015. Las estrellas son negras, es su máxima obra, cuyo manuscrito original se quemó en los incendios de abril de 1948 cuando asesinaron a Jorge Eliécer Gaitán es su obra más conocida. , con sus obras las estrellas son negras y buscando mi madre de dios; de estas dos obras, yo me quedo con las estrellas son negras, por el grado de la modernidad social y de la cotidianidad, de lo que somos como negros.

Otro gran hombre es el doctor Manuel Zapata Olivella, medico y literato, de gran expresión cultural, Changó, el gran putas es su gran obra, es una novela y epopeya, labor de 20 años de investigación, en la que se reúnen 500 años de historia. Se podría decir que se entiende la historia de la humanidad desde la mirada afro y la religión yoruba. Es una obra sobre los negros en África y el recorrido trasatlántico para llegar a nuestro país como esclavos. En esta novela se hace el camino por la diáspora Negra, evidencia como el pueblo afro fue desplazado por el mundo, siendo esclavizado, buscando recuperar las raíces de sus ancestros, también sobresale la obra pasión vagabunda, y otras de gran significado.
En este mes de la Afrocolombianidad, debemos resaltar uno de los grandes paladines de la política social, como lo es Diego Luis Córdoba
Durante su estadía en Bogotá como estudiante de Derecho se convirtió en un importante líder estudiantil del Partido Liberal, en el que empezó a destacar como representante del ala socialista. En 1933, formó su propio partido político, el cordobismo, trabajó para mantener el estatus de los negros en todo Colombia, al llegar al senado, expreso,” Se iluminaron las mentes”.
A nivel de la astronomía, sobresale Raul Cuero, negro de Buenaventura, quien labora en la NASA, en Estados Unidos, es el único, que ha diseñado el traje para llegar al planeta Martes, claro que las mujeres también sobresalen como Nazly Lozano Eljure, Si tenemos presente que solamente hasta la reforma constitucional de 1954 la mujer pudo ejercer el voto en Colombia, también podemos registrar como un hecho de máxima relevancia la primera vez que una mujer afrodescendiente llegó al legislativo colombiano, ella es una de las mujeres afrocolombianas más brillantes en los escenarios nacional e internacional en la segunda mitad del siglo XX, quien además de pasar por el legislativo fue Viceministra de Justicia en el gobierno del Presidente Belisario Betancourt (1982); también sobresale Mabel Torres Torres, es una de las ilustradas más importantes del Chocó. Esta mujer no solamente ha sido destacada por su recorrido académico sino también por sus iniciativas para ayudar a la comunidad de su región, una de las más abandonadas a su suerte. Torres se ha desempeñado como investigadora, ganadora del premio Women for Science de Loreal UNESCO 2010 y obtuvo un reconocimiento a mejor tesis universitaria de doctorado de la Cámara de Comercio de Guadalajara-México. Y para el folclor la gran Delia Zapata Olivella, hermana de uno de los grandes racionalistas modernos de la cultura afro, Nació en Lorica, Córdoba, en 1926. ‘Yeya’, como le decían sus amigos, destacó en innumerables campos como artista, investigadora, maestra y difusora del folclor de la costa Pacífica y Atlántica de Colombia. Se formó en artes plásticas en la Universidad Nacional, mientras tomaba clases de baile. Años después enseñó en la misma institución y en la Universidad Central, y fundó la compañía de danza ‘Ballet Folklórico Delia Zapata Olivella’, para transmitir las danzas que fueron su inspiración.
Su trabajo de décadas de investigaciones sobre la cultura y la danza en el país la convirtieron en pionera de las danzas folclóricas, al reflejar planimetrías y dibujos coreográficos en un escenario, que les permitiera a los bailarines llevar la cultura colombiana a todos los rincones. En uno de sus viajes, mientras se encontraba en Costa de Marfil (África), para conocer e investigar las raíces africanas del folclor colombiano, contrajo Malaria, lo que le causó la muerte a los 75 años, el 24 de mayo del 2001, ella fue una paladín de nuestra cultura.


Pero con gran voz y muy sonora por el mar pacifico, es LEONOR GONZALEZ MINA, es hija de padres caucanos, nacida en 1934 en la vereda de Robles, ubicada en Jamundí, Valle del Cauca. A los 18 años inició su vida artística como bailarina del ‘Ballet de Delia Zapata’ en varios países de Europa. Grabó su primer disco ‘Cantos de mi tierra y de mi raza’ y otros 30 discos. Fue la primera mujer afro descendiente en aparecer en una portada de un disco, ha cantado casi todos los ritmos de música de nuestro país y ha llevado por todo el mundo la cultura afro pacífico.
Fue elegida en 1998 como representante a la Cámara por Bogotá, con el partido Liberal, y nuevamente en el 2006 con el movimiento Analdic, lista de comunidades negras. Durante los 60 años de vida artística ha sido cantante, actriz y folclorista. El Ministerio de Cultura le concedió el Premio Nacional Vida y Obra en 2016. Actualmente, se dedica a sacar adelante una labor social en su pueblo natal. Otra talentosa es la Docente. Nidia Góngora, Colombiana. Cantora Tradicional, Compositora, Líder Cultural y Comunitaria, una de las artistas más destacadas del Pacífico Colombiano, fundadora de la agrupación musical y proyecto de formación Canalón de Timbiquí, voz líder de las agrupaciones Onda tropical, Pacifican Power, y co-fundadora del proyecto musical Quantic y Nidia Góngora. Nominada al Grammy Latino como mejor disco folclor en 2019, con su obra ha logrado tejer puentes entre la música tradicional de su tierra y otros géneros del mundo.
En el deporte me reservo los nombres ya que son muchísimos talentos, en sus diversas disciplinas de cada saber, como el futbol, el baloncesto, el atletismo, el boxeo etc. Pero con armonía musical y muy sonora, sobresalen los grupos de Choquibdownd, Niche, Guayacán, bahía, entre otros tantos de seguimiento musical.
Otro elemento muy importante, es la participación en la época de la independencia, ayudando a la libertad de la nación, que no se les olvide los errores cometidos de manera conceptual, en el sentido que erróneamente se ha creído que los negros no jugaron un papel importante en el proceso de independencia, sin embargo, los antecedentes muestran cómo forjaron un sentimiento de búsqueda de la libertad de tiempo atrás. Si bien la gesta como tal estuvo comandada y dirigida por unos criollos que buscaban antes que nada vivir y mandar como los europeos en los diferentes virreinatos, creando con ello divisiones y partidos, lo que forjó un proceso largo y cruento para los americanos, también es cierto que los negros, herederos de un sentimiento libertario que se gestó desde el momento mismo de su captura y que se transmitía de padres a hijos por generaciones, desempeñaron un papel fundamental en el proceso de la creación de esta república.
Es así como en algunas regiones del país, como en el Caribe, específicamente en Cartagena, la actitud del gremio de artesanos negros y mulatos influyó decididamente para que en 1812 se declarara la independencia absoluta de la ciudad frente a España, y que en la Constitución del mismo año se prohibiera la esclavitud y se creara un fondo de manumisión para liberarlos gradualmente.
Algo importante, es el 14 de junio de 1810, Cartagena había visto el pulso de negros y pardos del barrio Getsemaní, cuando se impusieron para destituir al gobernador Francisco Montes y en su lugar nombrar al coronel Blas de Soria, mulato de origen humilde que pasaba a ocupar el importante cargo con el apoyo del gremio de dichos artesanos. La actitud de los negros cartageneros fue más allá, durante el corto período de independencia absoluta que vivió ésta, de 1811 a 1815, influyendo para que las élites declararan la independencia absoluta de España, y después defendiendo la importante plaza ante la reconquista, bajo el mando del pacificador Morillo y del sanguinario Juan Sámano.

El propio Bolívar, de quien se dice tenía ancestros negros, buscó la ayuda del negro Alejandro Petión en Haití, encontrando apoyo con hombres, armas y pertrechos, con la única promesa de declarar la abolición de la esclavitud en los territorios que se fuesen emancipando, promesa que cumplió en parte, pero que con el recrudecimiento de la guerra hizo que llegara inclusive a decretar que aquellos negros o pardos libertos mayores de catorce años que no se unieran al ejército libertador volverían a ser esclavizados. La actitud del Libertador de vetar la invitación a Haití en el Congreso Anfictiónico de 1825, así como su deseo de no entablar relaciones diplomáticas con dicho país, por el supuesto que espías haitianos estaban promoviendo una sublevación racial en la Nueva Granada, así como el no haber decretado la abolición de la esclavitud sin condicionamiento alguno, son sólo una muestra de la actitud de las elites frente al negro en la construcción de la república.
El fusilamiento de algunos militares con ascendencia negra que alcanzaron estatus importantes en el ejército libertador también muestra la actitud de una época y de sus caudillos blancos, como de Manuel Carlos Piar Gómez, quien participó decididamente por la independencia de Colombia y de la Guyana , acusado de promover una conspiración contra Bolívar, fusilado en 1817, o del almirante José Prudencio Padilla, héroe de Trafalgar y de Maracaibo, implicado injustamente dentro de los conjurados de la llamada Noche septembrina, fusilado en 1828.
Muchos fueron los mártires negros que buscaron la libertad de su raza y de su patria, hoy pocos recuerdan que el Pacificador Morillo pasó por el patíbulo a 39 negros que defendieron a Cartagena; a Tomás Pérez, el sinuano que combatió en el Atrato comandando a un pelotón de negros cimarrones; a Miguel Buch y Miguel Montalvo, negros fusilados en Bogotá en 1816 al lado de Caldas. O a los héroes negros que defendieron el fuerte de Remolino de Murrí, o a los negros que llevaron sobre sus hombros el navío La Rosa de los Andes, desde Cupica en el Pacífico, hasta el Atrato en el Atlántico. Lo cierto es que mucho antes los negros habían buscado su libertad, en una patria que aún mantiene formas de racismo disfrazada de pobreza, miseria y abandono estatal. Buscaron a toda costa la libertad, ¿para quién?, para sí mismos, para su raza, pero también para una Colombia que recién empezaba a reconocer su importancia en la construcción de lo que somos y de lo que queremos ser como nación, donde impera la injusticia social, y el individualismo personal, por tal motivo, debemos contrarrestar, estos antivalores, estudiando y preparándonos todos los días, por último decirles que el mes de mayo de la afrocolombianidad haya sido de gran reflexión y de meditación personal, para ayudar a la construcción de una nueva Colombia y de un nuevo Huila, como dice la Doctora Maria Angélica Suazo español, “ El Huila es trietnico”.

elipe99@yahoo.es


Fecha: