Ante los diputados, fue expuesto el programa en el que se consigna la estrategia de lucha contra la pobreza extrema.

La Gobernación del Huila presentó a la Asamblea Departamental el programa plurianual, que contiene las estrategias para reducir la pobreza extrema en el territorio, uno de los fenómenos sociales más complejos, en especial en los municipios más grandes.
El director del Departamento Administrativo de Planeación, Armando Saavedra Perdomo, indicó que el gobernador Carlos Julio González Villa ha gestionado recursos para agua potable, vivienda, placas huellas y diferentes obras que, de una u otra manera, ayudan a mitigar la pobreza extrema en la región.
Las acciones están consignadas en el Plan de Desarrollo “El Camino es la Educación”, agregó el funcionario.
“Se presentaron todos los proyectos, programas y políticas que se tienen para trabajar de la mano con el Departamento de Prosperidad Social, el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar y todas las entidades del orden nacional, departamental y municipal que luchan contra la pobreza extrema”, dijo Saavedra Perdomo.
Planeación Departamental es la oficina encargada de la coordinación del marco de lucha contra la pobreza extrema, cuya evaluación se hará en los Consejos de Política Social Territorial.
“En este documento se establecieron las cinco prioridades que tiene la Gobernación del Huila, enmarcados en los lineamientos del Departamento de Prosperidad Social, como educación, salud, productividad y competitividad, agua potable y saneamiento básico, y vivienda para atender la pobreza extrema del Huila y disminuir el índice de esta necesidad que afecta a la población huilense”, afirmó Alfonso Núñez, profesional universitario de Planeación del Huila.
La Comisión Económica para América Latina y el Caribe señala que la pobreza extrema o indigencia es la situación en la que una persona no dispone de los recursos que permitan satisfacer al menos las necesidades básicas de alimentación.
Se considera como “pobres extremos” a las personas que residen en hogares cuyos ingresos no alcanzan para adquirir una canasta básica de alimentos, así lo destinaran en su totalidad a dicho fin.