En el marco del Plan Ípsilon, la unión de fuerzas por el departamento del Huila, la Novena Brigada a través del Batallón de Infantería Magdalena con el apoyo judicial de la Policía de Carreteras, propinó un contundente golpe que afecta las economías ilícitas de la estructura 48 Comando Fronteras de la Segunda Marquetalia.

Se trata de la incautación de 434 kilos de clorhidrato de cocaína con un valor en el mercado ilícito de 2.085.143.886 pesos, dinero que sería empleado por las organizaciones armadas ilegales para financiar sus actividades criminales.

La operación se registró en la vereda el Cedro del municipio de Pitalito, sur del Huila, allí, soldados y policías mediante el empleo del binomio canino, sumado a la experticia y a la información de la Red de Participación Cívica, hicieron la señal de pare y procedieron a la inspección minuciosa que permitió detectar la sustancia ilícita camuflada en las llantas de un vehículo tipo tracto camión.

En total las unidades extrajeron 158 paquetes envueltos en plástico negro que al parecer habrían sido cargados en el departamento del Putumayo.

Por el hecho fue capturado en flagrancia el conductor del vehículo identificado como Oligario Benavides Gutiérrez, quien será procesado judicialmente por el delito de tráfico, fabricación y porte de estupefacientes.

Marihuana

Las operaciones continuaron y en el mismo sector, tras la inspección a un bus de servicio público, se halló en la bodega de equipaje una caja y una maleta con 16 kilos de marihuana tipo Cripy.

El estupefaciente avaluado en 16 millones de pesos, habría sido adquirido en el Cauca y transportado mediante la modalidad de encomienda.

Los certeros golpes al narcotráfico, no solo permiten neutralizar las afectaciones a la salud pública, sino que ademas contrarrestan los planes de los Grupos Armados Organizados residuales de fortalecer su andamiaje financiero y de planear y perpetrar acciones crimínales.


Fecha: