Decomisan 386 kilos de marihuana, avaluados en $583.250.000, en acción coordinada entre tropas de la Novena Brigada y uniformados del Departamento de Policía Huila.

Redacción
Los continuos controles en los ejes viales, el empleo de los binomios caninos, la experiencia y transparencia de la Fuerza Pública, aunado a la información oportuna suministrada por la Red de Participación Cívica, son elementos que han resultado decisivos para ganarle la lucha a las bandas criminales dedicadas al ilícito del narcotráfico, como modalidad para el fortalecimiento económico de estructuras armadas ilegales.
En una primera operación, el estratégico puesto de control instalado en la vereda La Estrella del municipio de La Plata, permitió a tropas del Batallón de Infantería N.° 26 Cacique Pigoanza y unidades de la Policía Antinarcóticos de la Regional 2, realizar la señal de pare al conductor de una camioneta.
La reacción de soldados y policías permitió la captura de Robinson Mendoza Mestizo, a quien luego de la inspección al vehículo y hallazgo de 63 paquetes que en total sumaron 341 kilos de marihuana, le fueron notificados sus derechos tras la aprehensión en flagrancia por el presunto delito de tráfico, fabricación y porte de estupefacientes. La sustancia ilícita avaluada en $511.800.000 quedó a disposición de la autoridad competente.
En la vereda La Candelaria del municipio de Paicol, esta vez en articulación con Policía de Tránsito y Transporte del Departamento de Policía Huila, nuevamente mediante la instalación de puesto de control, se realiza la señal de pare a dos hombres que se movilizaban en vehículo, estos por el contrario aceleran la marcha perdiendo el control del mismo y accidentándose metros más adelante.
Los dos hombres identificados como Enrique Puentes Patarroyo de 27 años de edad y Julio Cesar Bernate Angarita de 32 años, tras resultar ilesos, fueron capturados en flagrancia al hallarse que transportaban 90 paquetes en bolsas ziploc, con un peso total de 45 kilos de marihuana tipo cripy, avaluados en $71.550.000
Según se ha podido establecer, este cargamento de alucinógenos, habría sido adquirido en Ricaurte, departamento del Cauca y tendría como destino el municipio de Rivera, Huila.
Un trabajo articulado dirigido a enfrentar el delito del narcotráfico en sus diferentes eslabones, evitando que grandes cargamentos lleguen a su destino final, afectando con ello la salud y seguridad pública.


Fecha: