Así lo afirmó Consuelo Gaitán, directora de la Biblioteca Nacional de Colombia, durante la visita del Papa Francisco a Colombia. Destacando el rol de la cultura como un medio clave para la reconciliación.

Bogotá. “El Papa ha tratado de llamar la atención sobre lo importante que es respetar la naturaleza, respetar la opinión de los demás, y apartarse del odio y la venganza, desde la cultura, desde lo laico, desde la defensa de los derechos humanos, estamos completamente de acuerdo con ello”, destacó Consuelo Gaitán, Directora de la Biblioteca Nacional de Colombia, a propósito de la visita del Papa Francisco al país.
“La lectura es el espacio más incluyente y más tolerante, nos acerca a todas las voces posibles para entender el mundo, y justamente una de las cosas más importantes que tiene la cultura es poder oír la voz del otro y entenderlo”, puntualizó.
Es por ello, que desde hace siete años el Ministerio de Cultura, junto con el Ministerio de Educación, asumió el compromiso del Gobierno Nacional de convertir a Colombia en un país de lectores, con la creación del Plan Nacional de lectura y escritura ‘Leer es mi cuento’.
En este gobierno se han entregado 179 bibliotecas, nuevas o rehabilitadas, en los lugares afectados por el conflicto armado, los más pobres o apartados del país. Tres de estas bibliotecas fueron construidas en zonas de desminado: en el corregimiento de Pueblo Nuevo y la vereda El Orejón, en el municipio de Briceño (Antioquia) y otra, en el municipio de Mesetas, en la vereda Santa Helena (Meta). Cuentan con un sistema alternativo de construcción, en contenedores, debido a que en estos lugares el acceso es difícil o no se cuenta con predios para la construcción de estas infraestructuras, e incluyen salas de lectura, ludotecas y salas de informática.
También se adquirieron, por un valor de 2 millones de dólares, 20 bibliotecas públicas móviles que fueron instaladas en las zonas veredales y puntos transitorios de normalización con las Farc, en el marco del proceso de implementación de los acuerdos de paz. Estos espacios beneficiaron tantos a los ex combatientes como a las comunidades que los recibieron en los departamentos de Antioquia, Arauca, Caquetá, Cauca, Cesar, Chocó, Córdoba, Guaviare, La Guajira, Meta, Nariño, Putumayo y Tolima.
“No es a través de la disputa o de las armas que debemos entender el punto de vista de los demás, la lectura es precisamente la vía, el medio, de ver que somos distintos, que pensamos distinto, pero que debemos buscar cosas comunes, a través de la solidaridad, la igualdad, el respeto por los derechos que tienen todos los demás. Cuando nos volvemos lectores, entendemos el mundo de una manera mucho más rica”, añadió Gaitán.
Es así, como en estos siete años se han producido y entregado 17,6 millones de libros. La meta para el 2018 es llegar a más de 20 millones libros. Dentro de estos, se encuentran los 22 títulos de la serie ‘Leer es mi cuento’, los cuales han sido distribuidos a través de la Red Nacional de Bibliotecas Públicas, en los hogares del Icbf y en las viviendas gratuitas que entregó este Gobierno. También se han adquirido casi 3 millones de ejemplares para la primera infancia.
Asimismo, para responder a las nuevas dinámicas de lectura, especialmente en las nuevas generaciones, el Ministerio ha desarrollado contenidos digitales como Maguaré y MaguaRED, dos plataformas digitales de cultura y primera infancia. Asimismo, ha digitalizado y producido un total de 32.798 libros con contenidos de calidad como por ejemplo, ‘Historia de Colombia y sus oligarquías’, producción digital que tiene más de 600.000 visitas a menos de un año de su publicación y los 65 títulos de la ‘Biblioteca Básica de Cultura Colombiana’.
Con este mismo propósito, MinCultura y la Biblioteca Nacional, gestionaron una donación histórica de recursos para la Red de Bibliotecas públicas del país con la Fundación Bill y Melinda Gates. Con más de 15 millones de dólares de la Fundación y más de 21 millones de dólares del MinCultura se dotaron 1.261 bibliotecas con tecnología complementaria (tabletas, pantallas informadoras y proyectores) y se formaron 1.510 bibliotecarios en apropiación de uso de tecnologías. Para el 2018 se garantizará la conectividad del 85% de las 1.484 bibliotecas públicas adscritas a la red.