Por: ELIMELETH PEREA MOSQUERA

Si uno parte de manera legal, del concepto de educación, como figura en el artículo primero de la ley general de educación, que dice que la educación es un proceso de formación permanente, personal, cultural y social que se fundamenta en una concepción integral de la persona humana, de su dignidad,  de sus derechos y de sus deberes. Es verdaderamente cierto, por las siguientes razones básicas y fundamentales:

La primera de ellas es la gran responsabilidad de todos los docentes del departamento del Huila, quienes con un gran sentido de pertenencia social, se colocaron al frente de su responsabilidad como educadores, ellos asumieron el proceso de manera tripartita, por un lado la atención estudiantil de manera virtual, con preparaciones de guías, talleres, charlas virtuales y su debido seguimiento, sin solicitar algún recurso, solo con su vocación de ser maestro; también oriento el proceso con la llamada alternancia, porque de manera progresiva los estudiantes fueron llegando, claro que con un poco de temor, pero los elementos de Bioseguridad, se fueron aplicando y orientando de manera preventiva, como es el uso del tapabocas, el distanciamiento, el lavado de manos entre otros, claro está que también la gradualidad y el ingreso progresivo fue de vital importancia, hasta llegar a la presencialidad estudiantil, en un noventa y seis por ciento (96%) de la población en los EE del departamento, claro esta que ese cuatro por ciento faltante, como cosa rara, son hijos de empleados oficiales, como sucede en mi institución, de esta manera felicitaciones a todos los estudiantes que llegaron a su segundo hogar, diciéndole que si a la educación, como también a todos los orientadores de las áreas o asignaturas del saber, como son los docentes, personas impolutas, en la responsabilidad de su profesión, un aplauso para todos ellos.

Una segunda acción de reconocimiento, es a los padres de familia, que con gran empeño aceptaron las diversas propuestas del maestro, el cual vive y trabaja desde las montañas del departamento, desde los ríos y quebradas, orientando la formación de los niños y jóvenes, que desean alcanzar una felicidad al estilo del filosofo estagirita, que tanto le aporto al mundo, desde las ciencias naturales y biológicas, que son pilares para la formación y protección de la naturaleza, hoy llamada medio ambiente, que en la cultura indigenista se llama “pacha mama”, pero en la cultura de los Afrocolombianos se llama el “Territorio”, estos grupos con su identidad antropológica, son verdaderos ambientalistas, ellos no son burocráticos de entidades oficiales, como algunas que prometen y no cumplen, un ejemplo de ello fue la cumbre de Glasgow, sobre el Cop26, donde participaron aproximadamente doscientos países, con unas conclusiones muy tibias y carentes de fortalezas de aplicación, un ejemplo de ello, es que Colombia participo con un lenguaje chévere, pero lleno de falacias, porque nunca sustento las cientos setenta y un mil (171.000) hectáreas destruidas de nuestro suelo, solo para cultivar la palma de aceite y la cría de ganado vacuno, la deforestación en el Municipio de San Agustín e Isnos, lo que significa que es para unos pocos, más no para la mayoría de personas, es decir, nada del bien común.

Pero mejor sigamos con nuestra salsa educativa; un tercer elemento de bienestar educativo en el Huila, fue y es el buen entendimiento de la secretaria de educación departamental, con la asociación de educadores del Huila la ADIH, y ADIDOC, que es la asociación de directivos docentes, con un buen dialogo de acercamiento valorativo, para sacar a la educación bien adelante, cr4eo que ellos dicen que “La comunicación nos acerca, o nos aleja”, todos ellos siguieron la filosofía del acercamiento, porque existen unos buenos talentos que buscan el bienestar de la educación, caso típico, la doctora Lidia Aya, Leino, Luis E., Lucy, Betty, los rectores y los miembros del sindicato, solo les hace falta organizar, un verdadero plan de estudio, con identidad opita, que se pueda seguir y orientar por todo el departamento, para que cuando un estudiante, cambie de lugar, no tenga problemas, para lograr esto se necesitarían recursos cofinanciados por el Ministerio de educación nacional, la gobernación y la secretaria, yo diría también que la ADIH, en algo puede colaborar, si se llegase a cumplir con la idea. Porque el Huila si puede y tiene mucho talento, un ejemplo de ello es que en estos días de pandemia, hemos tenido el Alma muy tranquila, en donde el corazón se llena más de sangre, al escuchar de manera virtual, las poesías de Amparo Loaiza, con su tierna voz que dice “Esta es la red de poesía y amor  de Amparo Loaiza”, de manera semanal, es algo muy bueno desde el campo literario, ya que son muy pocos los que se de dedican a la poesía.

Un cuarto elemento en la educación pandémica, ha sido la reducción de los embarazos indeseados de las niñas, por el autocontrol y las medidas de prevención, generadas desde la educación y desde la familia, para evitar que las niñas sean madres, a temprana edad, es algo de reconocer y de felicitar a todas las chicas y chicos del departamento, que en estos momentos solo piensan en sus estudios y deseando unos buenos resultados en las pruebas saber once, Dios quiera que el Huila alcance una buena posición nacional, y pueda quedar entre los cinco mejores departamentos del país.

Por último decirles que los niños siguieron adelante, por sus conocimientos valiosos, pero socialmente continuaron con hambre, porque los restaurantes escolares nunca más se volvieron abrir, solo promesas de un mes y otro mes, pero nada de nada, como cuando la novia le dice a uno, lo voy a pensar, o mejor dicho, más adelante nos vemos, esto se llama un vacilón alimenticio y social, de esta manera debemos leer el buen libro de Arnoldo Palacios, titulado “Las estrellas son Negras”, para que nos demos de cuenta que es una cotidianidad Colombiana y Huilense.

elipe99@yahoo.es


Fecha: