¿si todos somos felices, que puede pensar uno?, somos los más felices del mundo, ¡país de maravillas, maravilla de país!
Por: Fernando Gasca
Dicen que dice un sector de la prensa, que ocupamos el tercer peor lugar del mundo en el manejo de la pandemia. Otros aseguran y juran que se ocupa el primer puesto en corrupción (paja, dijo el buey). No lo podemos creer, como dicen que dijo un político “esa percepción no se percibe”.
Si en realidad ocupáramos esas posiciones, definitivamente viviríamos muy engañados, lo que se siente, se vive, es otro mandar; basta encender la televisión y observar los noticieros, series, películas en donde, en apariencia, los malos son otros, no nosotros. Inclusive en las series de policías y ladrones, incluidas las que conversan en idioma extraño, se observa que los corruptos “son más” (como dicen que dice el bachatero mayor).
En cambio acá, eso es un crisol, nunca han condenado por corrupción a ningún político de carrera, lo cual demuestra que son gentes de bien, honorables, pulcros, transparentes. Ni qué decir de los jefes de estado que hemos tenido, al parecer ninguno, léase bien, ninguno ha estado inmerso o cercano a los malos manejos.
Se rumora, se dice en los corrillos, que tenemos, históricamente hablando, el mejor y más preparado fiscal de todos los tiempos, integro, capaz, probo, muy bien educado; por demás sencillo, humilde, comprometido con el pueblo, de una ecuanimidad sin tacha. En fin, es cosa de la luz o del cristal con que se mire; cada uno ve las cosas conforme a su propia percepción.
¡Pilas, parceritos! Este país es una re chimba, por algo la gente de bien, puede decir desde el amanecer y bien encasquetado en su negro orejiblanco, con tintico caliente, poncho al hombro, sombrero aguadeño ¡hijitos, por algo ocupamos el primer puesto en felicidad!, , ave maría ome…¡ajuá!
Neiva, mayo 5 de 2021 (311)


Fecha: