Por: ELIMELETH PEREA MOSQUERA

Dentro de los diferentes conceptos que se pueden generar sobre lo que es pedagogía, tengo mi propia concepción en lo relacionado al desarrollo de la educación, y ésta consiste en la plena interrelación que hay entre la persona y la sociedad, los cuales se manifiestan de una manera íntegra para la formación de la persona humana. Esta formación depende del grado de voluntad que el maestro le imparta a sus estudiantes o compañeros de clase, como los podemos llamar hoy, dentro de una pedagogía personalizada, porque la voluntad es la capacidad de los seres humanos que les mueve a hacer cosas de manera intencionada. De esta manera podríamos decir que es un acto humano que se realiza con plena conciencia y con plena responsabilidad, ya que todo acto voluntario requiere de una buena acción hacia el estudiante, que se encuentra en su proceso de formación.

Debemos reconocer que la pedagogía de nuestro país y de nuestro departamento del Huila en los años 2020 y 2021 fue de mucha admiración y de gran sentido de pertenencia, generada por los maestros y maestras, quienes tuvieron que inventarse una serie de estrategias para llegarles bien o de una manera adecuada a sus estudiantes, bien sean de preescolar, de básica primaria, básica secundaria, o de la educación media, todos obraron bajo una línea que se llama el Amor hacia los estudiantes y sobre todo hacia la Pedagogía Social.

Un elemento valioso que debemos destacar son la serie de recursos, que bien se utilizaron, para que los estudiantes al menos pudieran salivar, interpretar, imaginar, preguntar, consultar, interrogarse, de todas las dudas existentes en el mundo del saber y de la generación de conocimientos. Es importante decir que para poder tener conocimientos propios, se debe dudar de una manera u otra, esto me hizo pensar en una conferencia de Víctor García Hoz, cuando decía, “dejemos que los estudiantes siempre duden para que ellos racionalicen siempre”. Es un postulado epistemológico del filósofo Descartes.

La prepandemia tiene muchas reflexiones, como es el caso de las improvisaciones, de todos los entes territoriales del país, pero poco a poco fueron ajustando sus sistemas de planeamiento didáctico para el bienestar de todos, es decir, tanto para los maestros, como para los estudiantes; es de reconocer que la mayoría de los estudiantes sintieron tristeza por estar por fuera del centro educativo, porque la educación directa de los maestros, ayuda al proceso de formación de ellos, pero que decir de los padres de familia, emocionalmente preocupados por el cierre de las instituciones educativas, ya que el virus es mortal y sigue siéndolo, las estadísticas en los centros educativos del Huila es mínima, producto de la buena estrategia desarrollada por el doctor Ortiz como secretario y su equipo de trabajo, buena por esa.

En el caso de la postpandemia, sus elementos son significativos, los estudiantes, volvieron a tener la alegría emocional de su mundo interior, ya que el regreso a los centros educativos les permitió poder sonreír y sentir la carcajada del otro, la sinergia es directa y benéfica para la integración social. Mediante el buen uso del dialogo y de la comunicación, entre unos y otros, es decir, hoy la neurología de los sentimientos afirma que éstos, en virtud de la unidad del ser humano, nos construyen o destruyen, según sean estos sentimientos, porque tienen un papel decisivo en el sistema inmunológico.

Aquella metodología motivadora, alegre, de exponer contenidos, era más que una formalidad, una mera metodología, era un contenido profundo y más profundo e interesante que lo que considerábamos importante. Propongamos, así pues, los fundamentos neuro inmunológicos de nuestra tesis: Las últimas investigaciones científicas en esta área demuestran que la actividad mental modifica el cerebro y nos conduce a lo que conocemos como sabiduría, es decir, que los sentimientos –alegría, tristeza, temor, ansiedad, esperanza etc.- que activan nuestro cerebro, lo modifican de una u otra manera, es así como vemos la agresividad en muchos grupos de las grandes ciudades que pelean y pelean, con mucha violencia, dándole la razón al escritor Eduardo Galeano, cuando argumenta que todo se lleva en la sangre, aunque no sea muy común, pero hay un gran interrogante, de que estos hechos no suceden en las pequeñas ciudades, ¿por qué será?

Claro que todo no es color de rosas, la postpandemia generó deserción de estudiantes, afectando a los centros educativos y a los maestros, porque hoy solo existe la cantidad de estudiantes que puedas tener en cada EE, más no la calidad  y cualidad que puedas orientar, hoy te miden y te aceptan por la cantidad de estudiantes que puedas tener, hipótesis algo polémica pero de mucha realidad hoy.


Fecha: