“Fortalecer las Universidades Públicas es mejor política de Estado que la privatización disfrazada de Ser Pilo Paga”.

El 98 por ciento del dinero que el Estado invierte en el programa Ser Pilo Paga va a las universidades privadas, esto es preocupante, pues, en promedio, con la plata que se financia a un estudiante en una universidad privada pueden estudiar cinco en una pública.
El aspirante a la Presidencia de la República, Carlos Caicedo, hizo un llamado al Gobierno para no se siga desfinanciando la universidad pública para fortalecer a la universidad privada, como está sucediendo en estos momentos con el programa Ser Pilo Paga, a través del cual se están llevando a la universidades privadas millonarias sumas de dinero que originalmente eran de la educación pública.
“No estoy en contra de las becas de excelencia académica, estoy en contra de que se le quiten los recursos a las universidades públicas para dárselos a las privadas. Ese modelo de financiación profundiza la desigualdad en el país, pues con los mismos recursos que se paga el estudio a 40.000 beneficiarios de Ser Pilo Paga se hubiera podido pagar la educación de 200.000 estudiantes en universidades públicas de calidad”, indicó el aspirante presidencial.
Caicedo, quien fue rector de la Universidad del Magdalena desde el año 1997 al 2006 y presidente de la Asociación Colombiana de Universidades (Ascún), sostuvo que este modelo debe revisarse de manera urgente, pues alrededor de 2 millones de estudiantes colombianos, más del 50% de los jóvenes del país, no tienen acceso a la educación superior.
“Colombia necesita nuevas universidades públicas de calidad para garantizar cobertura universal de la educación. Hoy en día esto se puede lograr con dos fórmulas, la primera, financiando a las universidades públicas con tributación progresiva de grandes capitales y la segunda, reenfocando el gasto militar, pues con la reducción del 30% del gasto público nacional en el sector defensa se puede garantizar la educación pública a miles de jóvenes colombianos”, explicó Caicedo.
“Ser Pilo paga es un lucrativo negocio que legitima la exclusión universitaria de los más pobres del país. Si las universidades privadas tienen algún sentido de responsabilidad social deben ser ellas las que financien el programa Ser Pilo Paga y dejar quitarle ese dinero a las universidades públicas”, agregó Caicedo.