Bogotá (SIG).
“Mantendremos la mano dura y también la cooperación y el trabajo en equipo con los organismos de control e impulsaremos nuevas políticas e iniciativas que contribuyan a combatir” el flagelo de la corrupción.
Así lo afirmó el Presidente Juan Manuel Santos durante la posesión del nuevo Ministro de Justicia y del Derecho, Enrique Gil Botero.
El Jefe de Estado destacó los tres retos principales que tiene el nuevo titular de esta cartera: avanzar en un sistema en el que los jueces se dediquen a impartir justicia, la lucha frontal contra la corrupción particularmente en materia de contratación estatal y contribuir a la efectiva implementación de los acuerdos de paz.
En cuanto a la lucha contra la corrupción, que es bandera del actual Gobierno, el Presidente Santos reiteró que a la corrupción hay que atacarla con medidas contundentes, con denuncia ciudadana y con procesos serios y bien sustentados.

“Queremos y exigimos que se investigue a fondo, que caigan y sean condenados todos los corruptos con la mayor severidad. Pero igualmente demandamos prudencia en las sindicaciones públicas y mucha responsabilidad en el ejercicio del periodismo para que no caigan justos con pecadores”, afirmó.

En materia de implementación de los Acuerdos de Paz, el Jefe de Estado dijo que a buena hora llega el doctor Gil para ayudar a impulsar las respectivas leyes y reformas: desde las que darán desarrollo a la Jurisdicción Especial para la Paz, hasta aquellas que permitirán conformar la Comisión de la Verdad y poner en marcha la Unidad para la Búsqueda de Desaparecidos.

Acercar la justicia al ciudadano
Así mismo, el Presidente Santos subrayó el propósito del nuevo Ministro de avanzar hacia un sistema en el que los jueces se dediquen a impartir justicia y acerquen la justicia al ciudadano.
“Los jueces deben dedicar su tiempo y capacidades en acercar la justicia a los colombianos, para que todos podamos acudir a ellos a la hora de tramitar cualquier diferencia, lejos de la violencia y la ilegalidad”, dijo.
“Creemos que la naturaleza de jueces y magistrados es esta y no la de tener labores ajenas a su esencia, como son por ejemplo las funciones electorales”, agregó.
En tal sentido el Mandatario anunció que el nuevo Ministro de Justicia adelantará una concertación acerca de este tema con las propias Cortes, varios de cuyos miembros han expresado esta misma inquietud sobre la inconveniencia de distraer las funciones judiciales con atribuciones electorales.

El nuevo Ministro de Justicia
Finalmente, el Jefe de Estado destacó las calidades profesionales del nuevo titular de la cartera de Justicia, quien se desempeñó como presidente del Consejo de Estado y más recientemente fue miembro de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA.
Enrique Gil Botero es antioqueño, abogado de la Universidad de Antioquia y especialista en derecho administrativo de la Universidad Pontificia Bolivariana y en derecho constitucional de la Universidad de Salamanca.
Fue magistrado y presidente del Consejo de Estado y es actualmente miembro de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA.
“Es un activo, para cualquier gobierno, contar con un colaborador de las calidades y trayectoria de Enrique Gil Botero. Como todos saben, el ministro Gil es experto en derecho administrativo y constitucional, fue Presidente del Consejo de Estado y viene nada menos que de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA.
“Los retos que tenemos por delante merecen a alguien de su compromiso y de su experiencia como jurista”, puntualizó el Presidente de la República.