Gestión del Riesgo adoptó decisiones tras averías viales en municipio de Colombia. Entre las conclusiones está suspender el contrato de obra de estabilización del puente El Totumo, mientras se definen las acciones jurídicas para darle liquidación al contrato. Será necesario definir una nueva ubicación para esa estructura, mientras se resuelven, además, otras dificultades viales en la localidad.

Medidas extraordinarias para atender los nuevos problemas viales derivados de crecientes del río Ambicá, en el municipio de Colombia, tras intensas lluvias, adoptó el Comité Técnico convocado por la Gobernación del Huila.
El Comité, conformado por ingenieros expertos en infraestructura y el secretario de Vías e Infraestructura, Henry Liscano Parra, adoptó acciones frente a las afectaciones de dos puentes, especialmente por el colapso del puente El Totumo.
El Comité tuvo en cuenta que el Gobierno Departamental adelantaba los estudios y diseños con la orden de servicios 015 de 2017 para la estabilización del puente.
Sin embargo, ante el colapso de la infraestructura antigua, resulta necesaria la suspensión del contrato de la obra.
“Se hace necesario suspender la orden de servicios hasta que se determinen cuáles son las acciones jurídicas para dar liquidación al contrato, ante la no viabilidad que arrojaron los estudios y diseños”, aseguró la ingeniera Diana Milena Tovar Palomo, coordinadora del proceso de reducción del riesgo de la Oficina Departamental para la Gestión del Riesgo de Desastres del Huila.
Además, se determinó que es necesario cambiar el lugar para la construcción del nuevo puente, de manera que ofrezca condiciones necesarias para no ser afectado por eventuales avalanchas.
Finalmente, se concluyó que se debe hacer mantenimiento en la vía entre las veredas Carrasposo y Armenia, para que provisionalmente más de 800 familias de las siete veredas de esta zona del municipio de Colombia se puedan desplazar con sus productos a la zona urbana.