Jerarca católico de Neiva dijo que el coronavirus no es un castigo divino y por eso debe combatirse la pandemia con buenas y urgentes medidas sanitarias y también, reactivar la economía.

Redacción
El Obispo de la Diócesis de Neiva, Monseñor Froilán Casas Ortiz,llamó a reactivar la economía, con motivo de los 408 años de Neiva.
La reflexión central de Monseñor Froilán Casas estuvo enfocada en el pasado, el presente y el futuro de una ciudad con historia, así como de la reactivación económica necesaria para la subsistencia.
“Situarnos en el pasado, es tener gratitud con el Señor por nuestra historia, ese hecho tiene sombras y luces y es nuestro pasado y nuestra historia. Lo religioso no puede estar separado de lo social y hay que ver los hechos históricos sin sesgos ni pasiones. No hay conquista sin que hubiese atentados con el ser humano”, dijo el prelado.
Sobre el presente manifestó que exige compromiso, no nos quedemos mirando el pasado, los de ayer actuaron bien o mal y ya están juzgados, cuidado con quedarnos contemplando al pasado, echando culpas a quienes antecedieron en la historia, nuestro compromiso es con el aquí y el ahora.
El Obispo de Neiva dijo que el coronavirus no es un castigo divino, por eso debe combatirse la pandemia con buenas y urgentes medidas sanitarias y también, reactivar la economía, argumentando que si no nos mata el virus, nos matará el hambre, y que como en el adagio popular, “a Dios rogando y con el mazo dando”.
Sobre el futuro explicó que es una proyección y una responsabilidad, por lo que el trabajo debe ir pegado de la mano de Dios y con la lucha diaria. “Lo que siembras hoy cosecharas mañana, el problema somos nosotros, por eso debemos trabajar en equipo, no es la hora de lamentos, si lloras por el ocaso del sol, no verás la luz de las estrellas”, sentenció.


Fecha: