(Un sonido pequeño, pero mundial)
Edwin Tamayo Peña
Un pequeño y aislado poblado envuelto entre flora y fauna, danzando ambas en el crepúsculo de cada día en el departamento en donde el arroz y el hablar son símbolos de verraquera. Hoy por hoy, hacen que aquellos gemidos progresistas, que se vienen construyendo con esfuerzo y caminando persistentemente, hagan sollozar al segmento de planeta que permanece vigente. Y, denotan una vez más que la utopía ensancha los horizontes de lo imposible- Eduardo Galeano- No es nada fácil, que un municipio como Íquira con una urbe desordenada, haga retumbar los rincones del mundo con su aportación material a la condecoración del Premio Nobel de Paz, una medalla fabricada en oro de veinticuatro quilates, que será entregada a uno de los millones de personajes que hacen de la paz un acto y no un simple significado.
Será el próximo jueves 10 de diciembre 2015 en Noruega, donde el fruto y el esfuerzo de la Cooperativa Multiactiva Agro-Minera de Íquira, Huila, emitirá orgullo en el esternón del condecorado. Pues aquella medalla contenedora de oro de las entrañas de la molienda campesina iquireña, incrustará en la historia de la ‘Ciudad Luz’ del Huila. No existen letras que describan la felicidad que existe, solo la piel campesina de la muchedumbre erizada sabrá públicamente que esto es un sonido pequeño, pero mundial
¡FELICITACIONES! – Cooperativa Multiactiva Agro-Minera –


Fecha: