Al recibir el título de Doctor Honoris Causa de la Universidad Alfonso X de Madrid, el Nobel de Paz aseveró que lo pactado entre el Gobierno y las Farc respeta tanto la Constitución colombiana como el Tratado de Roma.

Madrid(SIG).
“En medio de ese mundo convulsionado que vivimos, el fin del conflicto interno en mi país –la paz de Colombia– es una buena noticia, es un faro de esperanza”, afirmó el Presidente Juan Manuel Santos al recibir el título de Doctor Honoris Causa de la Universidad Alfonso X.
Desde la ciudad de Madrid, donde fue reconocido con la citada distinción, el Premio Nobel de Paz consideró que mientras que el mundo “mira con preocupación hacia diversos escenarios de conflicto, la búsqueda de la paz y la reconciliación sigue siendo el empeño más noble posible”.
Al hacer un recuento de las dificultades que tuvo que sortear para finalizar el conflicto entre el Gobierno de Colombia y las Farc, el Presidente Santos señaló que el proceso de paz colombiano será útil para futuras resoluciones de conflictos en el mundo.
“El acuerdo de paz es un legado para las nuevas generaciones de colombianos –por supuesto– pero también, también para todo el mundo”, señaló.
Y agregó que el modelo usado en el proceso de paz colombiano “puede ser un modelo de resolución de conflictos en un mundo marcado por la confrontación”.
Así mismo, el Jefe del Estado colombiano puso de relieve la trascendencia encontrar soluciones estructurales a los problemas que causaron en un inicio el surgimiento del conflicto.
“Si un acuerdo de paz no se ocupa de intervenir los factores que permitieron el surgimiento y prolongación del conflicto, solo se conseguiría hacer un paréntesis en su espiral de violencia”, indicó.
Y advirtió que la paz se construye con “reformas estructurales y políticas que les permitan a los ciudadanos el pleno goce de sus derechos”.

Justicia Transicional
En el solemne acto académico, el Presidente Santos destacó lo acordado en materia de justicia transicional en las negociaciones de La Habana y consideró que ello puede ser ejemplo para futuras negociaciones de paz.
“Tengo la certeza de que lo que logramos en materia de justicia –esa justicia especial, esa justicia transicional, que hace posible que una sociedad transite de la guerra a la paz– será uno de los mayores legados del proceso colombiano para el mundo”, dijo.
Explicó que una de las consignas de las negociaciones era lograr el máximo de justicia que permitiera alcanzar la paz.
“¿Cómo garantizar el máximo de justicia sin sacrificar la paz? (…) Resulta claro que ningún grupo subversivo firma un acuerdo de paz para que sus integrantes vayan a la cárcel. Pero también éramos conscientes de los reclamos de la sociedad para que los responsables de graves crímenes no gozaran de impunidad”, subrayó.
En ese sentido, Mandatario colombiano manifestó que en las conversaciones de La Habana se creó “el acuerdo crea una Jurisdicción Especial de Paz para investigar, juzgar y sancionar a los responsables de los más graves crímenes”.
Finalmente, el Presidente Santos aseveró que lo pactado en la capital cubana respeta la Constitución de Colombia y acuerdos internacionales, entre estos el Tratado de Roma.
“Este modelo de justicia transicional respeta nuestra Constitución, respeta nuestras leyes, pero además está conforme a los tratados internacionales que nos vinculan, incluido el Estatuto de Roma”, puntualizó.


Fecha: