Por: Fernando Gasca

En la sala de espera de mi EPS, escuché de casualidad a un par de señoras hablando sobre política:

“No…comadre, estas elecciones si están muy polarizadas y encima de eso, una mira y no ve de donde echar mano, el que no tiene un resabio tiene otro, vea, una mira los candidatos y espantan. Como suele decir el padre Florián, ¡Por favor! Dios mío dame valor, como confiar en un flaco desgarbado, mechudo, con mirada de loco, todo degenerado, con una cara de vicioso que no puede esconder, hay, Dios, súmele la labia toda ñera que ni conversar sabe y a toda hora pegado de ese mugre celular, leyendo. No, no, no es capaz de hilvanar, bestia como el solo y rodeado de una manada de bandidos (bueno presuntos hablan en la emisora) y los políticos de siempre dizque prometiendo cambios… ¡Como si ellos no hubieran sido los causantes de nuestras actuales desgracias!, como sumercé me acaba de decir: ¡justamente, los mismos con las mismas!

Para el otro lado está el otro mechudo, cejiarrugao, sin correa y con los calzones a media vara, todo dubitativo, que hoy de pronto, que mañana quien sabe, igualitico al cuadro de mis abuelos del “hoy no fío, mañana si”, pariente, dicen que es, de la mujer del innombrable, de la que dicen quesque que es la dueña de una EPS, la mamá de los hijos del ejecutivo que dicen que se taparon de plata en la gobernanza del taita; ese, también acompañao de los de siempre o sea, que una no sabe si con cara ganan ellos y con sello perdemos nosotros…

¡Por favor!, qué decir del viejito peliteñido, manoteador, el que vocifera y reparte leña pa diestra y siniestra, hum…ni me atrevo a pensar como reaccionaria de verdad, verdadera, ante un gran embrollo, de eso tan bueno, hum…¡guárdame Dios!, a lo mejor quien sabe, tal vez, pero pasemos la página, comadre, siguiente aspirante, la flacuchenta esmirriada, la rodillijunta, patiapartada, culi chupada, la gurrupleta esa vanidosa, la que vive en las extranjas y que solo cada cuatro años, pa época de elecciones se viene asomando dizque diciendo que es el oxígeno de los pobres y el helio de la humanidad, ja, ja, como el tal gas se cree la muy, muy, la muy noble y reacciona como el mismísimo gas: inodora, incolora e insípida, sin punto de ebullición, hay no, mija: ¡le falta pelo pa moña!

Ah, se me quedaba el ojibrotao y petulante, el que saca pecho como pizco al sol, el que ofrecía el cambio y la renovación (al principio, digo), pues no sé, como que a ratos convence, porque parece una noria, pero es que se está juntando y recibiendo unos personajes, que como vuelvo y digo, que dice el padre Florián ¡por favor!, válgame Dios, ya venían brincando como saltimbanquis en las anteriores campañas, maromeros es lo que son: van de un lado para el otro, brincan acá y brincan en otro lado, ya una no sabe si van o vienen…eso sin contar otros que ni pa que le digo, sin chance, sin discurso, sin propuestas”

PD. En ese instante, me llamaron del digiturno, total no alcance a oír más… Neiva, mayo 18 de 2022


Fecha: