Es de reconocer que este parlamento trae aires de renovación, regresa Aída Avella un recuerdo vivo de la Unión Patriótica, y en cifras gordinflonas hay nuevos senadores como también representantes, que implican una ‘evolución política’ para el país.

Por: Edwin Tamayo Peña
¡Basta ya de polarización! Esperemos que el inicio de esta película deje para el futuro del país bases mucho más sólidas sobre paz y reconciliación.
Sin embargo, somos mucho más originales de lo que pensamos, soñar no conduce a la realidad, y al fin de cuentas somos más arraigados al costumbrismo de lo que pensamos. Por eso, debemos estar desde la ‘comodidad de la casa’ mirando 4 años de la película que será sin duda: el senado. Un nuevo modelo del arte cinematográfico en donde la máxima expresión de la narración estará ceñida al guion que cada colombiano escribirá en sus distintos quehaceres.
Para entender esta película un poco larga, extravagante, horripilante, agraciada, y hasta llena de destrucciones (ojalá me equivoque) es considerablemente sencillo. Pues vamos a partir de la estructura básica: Principio, medio y final. En donde sin duda alguna podremos hablar del principio; dejando algo quieto el medio y el final para los próximos días, meses, años…
En un principio el espíritu de la clase política tradicional mantendrá la línea de comedia trágica, su protagonismo desde las últimas tres películas, 16 años de un tire y afloje, la típica discusión entre el azul y el rojo de un frente nacional que aún vive en los siervos anacrónicos; pero, sobre todo en este inauguración descubriremos que la anterior película nos vio la cara de mentecatos, ya que la ex guerrilla de las Farc (bautizada ahora en la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común) no dominó el Congreso, ni colocó presidente, y nos salvamos del apocalipsis castrochavista…
Es de reconocer que este parlamento trae aires de renovación, regresa Aída Avella un recuerdo vivo de la Unión Patriótica, y en cifras gordinflonas hay nuevos senadores como también representantes, que implican una ‘evolución política’ para el país, según la Misión de Observación Electoral MOE. Por ejemplo podemos hablar de María José Pizarro, hija del comandante Carlos Pizarro Leongómez, del M-19 que firmó la paz, asesinado durante su aspiración a la presidencia 1990-1994 “Entre todos cambiaremos la historia de Colombia, palabra que sí” al mismo tiempo llegará al parlamento Antanas Mockus, exalcalde de Bogotá en dos ocasiones, ex candidato presidencial, con quienes muchos jóvenes crecimos dándole un amor a la política entre el objetivismo y el subjetivismo tras la ola verde de aquel emotivo 2010. Entre otros…
El viernes 20 de julio de 2018 sin duda alguna quedará en la historia, cuando senadores y representantes juren sobre la constitución suprema del 1991. Una tarde llena de expresiones políticas de lo que alcanzamos a divisar como la gran democracia colombiana.
Será una película para no desamparar el café, sin duda alguna se requiere la cafeína para oponer resistencia a lo fogoso que serán los debates. Duque firme sobre toda la clase política tradicional, y con Ernesto Macías Tovar como nuevo presidente del congreso. ¡Prepárense a los efectos especiales! Además de disputa constante entre la derecha, derecha extrema, izquierda, izquierda extrema, los ‘independientes’, los neutrales, los del centro, y quienes en el monte sujetaban armas bajo ideologías inoperantes. Todos ellos en un mismo recinto desempeñando las disputas para el futuro de este país que celebra 208 de la firma del acta de la revolución que conmemora el día de la independencia. 3, 2, 1 acción… #PelículaEnDesarrollo


Fecha: