Trescientos aprendices y 125 instructores participaron en el Primer Encuentro Nacional de Grupos y Semilleros de Investigación. El evento fue concebido como el espacio ideal para exponer las propuestas del talento SENA a las necesidades del país.

Pitalito (Huila). Un modelo que apunta a la producción de biocombustible a partir de residuos sólidos, encontrados en lugares como las plazas de mercado de Soacha (Cundinamarca), es uno de los proyectos que fueron presentados por los aprendices e instructores reunidos en el Primer Encuentro Nacional de Grupos y Semilleros de Investigación SENA 2014, celebrado en Pitalito.

El estudio, liderado por el Semillero Producción de Biocombustibles del Tecnoparque y la Tecnoacademia de Cazucá, responde a la necesidad de ampliar de modo sostenible el uso de fuentes renovables de energía y se convierte en una propuesta ambiental y económicamente atractiva.

El director General del SENA, Alfonso Prada, dijo recientemente que es “con el fortalecimiento de la investigación en el proceso de formación profesional, que se articula la gestión del conocimiento y se desarrolla la política nacional de investigación de la entidad”.

En ello encajan Brandon Nikolay Umbarila, un joven de 14 años que cursa grado noveno; Jhon Sebastián Murillo, aprendiz de Química Aplicada a la Industria; y Nelly Patricia Lozano, directora del grupo de investigación Cideinnova y facilitadora del área de Biotecnología del Centro Industrial y de Desarrollo Empresarial.

“El proyecto tiene como finalidad dar un manejo sostenible a los desechos, como las cáscaras de las frutas, para producir etanol. Es una alternativa para generar energías renovables y tratar de forma eficiente las basuras que van a parar a los rellenos sanitarios”, aseguró Lozano.

De acuerdo con su versión, es importante promover el establecimiento de nuevas empresas adaptadas a los temas rurales, donde están los mayores productores de residuos orgánicos y puede gestarse una estrategia para enlazar los diferentes niveles productivos del país.

“Estamos en la primera fase de este ejercicio, el cual incluye el diseño de una planta piloto para procesar 30 litros de desperdicios. Éste será uno de los resultados del trabajo adelantado por un semillero con tres líneas de investigación: Seguimiento a materias primas, procesos de destilación y fermentación. Hemos logrado engranar la formación titulada y la Tecnoacademia”, agregó.

Semilleros de conocimiento

A través de éste y otros proyectos, 300 aprendices, 125 instructores, 65 centros y 23 regionales del SENA demuestran que la institución está fortaleciendo los estándares de calidad y pertinencia en las áreas de investigación, desarrollo tecnológico e innovación de la formación profesional impartida.

“Los procesos de investigación son importantes, porque nos permiten mover el país. Tenemos que darnos a conocer y exponer lo que estamos haciendo. Avanzamos en la solución de los problemas que tenemos afuera; hay que impulsar los sectores productivos hacia la competitividad”, puntualizó el subdirector del Centro de Gestión y Desarrollo Sostenible Surcolombiano, Henry Liscano.

El objetivo es generar conocimiento y tecnologías para la industria y el mundo del trabajo, a través del Sistema de Ciencia, Tecnología e Innovación, SENNOVA, el cual motiva ejercicios académicos que dan vida a propuestas innovadoras en diferentes áreas.

Se ha dicho que la meta es seguir aportando al crecimiento económico, social y tecnológico delos colombianos, a través de este sistema de investigación aplicada, que en el Huila está conformado por tres tecnoparques, una tecnoacademia, cinco unidades de emprendimiento y cinco centros de formación.


Fecha: