Iniciativa presenta 12 líneas básicas que serían contempladas en esta medición de alcance global, como el derecho al trabajo digno, a una educación sin estereotipos, a recibir un salario decente y a ejercer una carrera al tiempo con la maternidad. Con el apoyo de ONU Mujeres, se espera convertir a Colombia en la primera nación de América Latina en emitir un bono soberano de género.

Redacción
Ante la directora (e) de ONU Mujeres, Pramila Patten, Colombia oficializó su propuesta de crear un índice de libertad económica de las mujeres, que permita hacer un diagnóstico internacional de la situación real y de las necesidades de esta población, en aras de plantear soluciones inmediatas para el cierre de brechas de género, que se acentuaron por la crisis derivada de la pandemia.
Colombia detalló los alcances de esta iniciativa, que había esbozado el pasado mes de marzo, en el Foro Generación Igualdad. Explica que, si bien a nivel internacional ya se ha avanzado en algunos indicadores, aún no es suficiente. “Es preciso tener a la mano una medición que abarque una visión de la dimensión económica de 360 grados, además cuyo objetivo sea medir el avance económico de las mujeres, aislándolo de los otros factores que al combinarse pueden desviar la discusión del tema económico, sin desconocer que estas dimensiones también representan un reto en materia de derechos de las mujeres como lo son la autonomía física, de capacidades y en la toma de decisiones”.
Este nuevo índice de libertades económicas debería tener en cuenta el aporte de las mujeres a la economía, partiendo de los hallazgos del Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial y la CEPAL, “que revelen cómo una mayor participación de las mujeres en la economía, se traduce en mayores posibilidades de crecimiento económico y en una reducción en los niveles de pobreza y pobreza extrema”.
En ese sentido, se presentan 12 líneas básicas a medir en la construcción del nuevo índice: derecho al trabajo digno, a una educación sin estereotipos, a recibir un salario decente, a ejercer una carrera al tiempo con la maternidad, a acceder a posiciones de liderazgo y a la propiedad. Así mismo, una política financiera, fiscal, de empleo y de emprendimiento con enfoque de género; compras públicas con enfoque de género y cierre de brecha digital.
En la carta, recomiendan que estas y otras dimensiones a considerar, sean revisadas por un equipo de expertos. “Se propone que Naciones Unidas -en cabeza de ONU Mujeres- lidere esta iniciativa, en alianza con entidades financieras del orden internacional como el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional”.

ONU Mujeres, una aliada en la cruzada por el empoderamiento femenino
Durante el encuentro con Pramila Patten, en el marco de la 76° Asamblea General de la ONU, la Vicepresidente y Canciller, Marta Lucía Ramírez, dialogó sobre cierre de brechas económicas y sociales, abordaje de violencias, incorporación del enfoque de género en las acciones de respuesta a la migración proveniente de Venezuela y la pandemia del COVID-19. La alta funcionaria también aseguró el apoyo de ONU Mujeres, para convertir a Colombia en la primera nación de América Latina en emitir un bono soberano de género.
“Expliqué el programa de empoderamiento económico para las mujeres. La prioridad que le damos a que la mujer tenga ingresos, a que tenga autonomía, a acompañar a las campesinas, para que se vuelvan empresarias en proyectos rurales sostenibles, que tengan escala y sean rentables. Pero también el compromiso de nuestro Gobierno para que las mujeres se vuelvan líderes, que participen en la política, que el año entrante haya muchas candidatas que ganen en las elecciones del Congreso y en los diferentes escenarios políticos”, manifestó.


Fecha: