A través de los años en Colombia y en el Mundo, la minería artesanal se ha considerado minería ilegal y ha traído una serie de problemáticas económicas, políticas y sociales tanto a las familias que viven de esto como al Gobierno y a las multinacionales.

Valentina Ortiz Tovar
Especial www.noticiasalsur.co

La minería artesanal es la actividad de extracción de minerales que se realiza de manera ancestral, aprendida por mano propia y heredad de generaciones en las familias campesinas, además de la poca casi nula implementación de tecnologías y grandes maquinarias.
Los mineros a pequeña escala en el Huila son el 90% de la minería que se ejerce, y sólo el 10% es considerada minería a mediana escala. En todo el sector de minería: oro, mármol, dolomitas, materiales de arrastre, entre otros, los mineros han manifestado que los procesos de legalización para cada uno de estos sectores son supremamente costosos y además muy dispendiosos.
Pero, ¿cuáles son estos procesos de legalización? A través de la ley 685 del 2001 junto con el decreto 2290 del 2002 se crea la ley en donde se solicita un título minero para poder legalizar la mina. Dentro de estos parámetros se encuentran, en primera instancia la radicación de solicitud de legalización, de allí se desprende un proceso de exploración que es en si el método para saber si es viable realizar el proceso de legalización en donde se llevan a cabo estudios, tanto del ambiente como de las comunidades para que no se vean afectadas, entre otros.
Todos estos procesos conllevan mucho dinero donde se le debe pagar a un especialista dentro de los parámetros técnicos, realizar diferentes informes con respecto a la viabilidad del terreno y sobre los impactos ambientales. Es decir, cuando ya estos procedimientos se han efectuado y los permisos ambientales se encuentran en orden entramos al proceso de construcción y montaje para llevar a cabo lo que finalmente es la explotación del producto. Estos procesos pueden durar tiempos variados y deben realizarse diferentes revisiones anuales o semestrales a las minas, donde se busque la verificación de las buenas prácticas, seguridad e higiene, la seguridad social, y que se efectué el respeto por el ambiente y la sociedad.
Hablando de procesos legales, en el 2016 nos encontramos con el proyecto de ley 169 por medio del cual se establecen disposiciones para controlar la explotación ilícita de yacimientos mineros. “Esta iniciativa ha buscado a través de un proceso de caracterización, determinar parámetros bajo los cuales se desarrollan las actividades mineras y así establecer planes, programas y proyectos que permitan mejorar el sector de manera integral a través del cual buscamos que los mineros informales se logren legalizar”, manifiesta Lina María Escobar, funcionaria del Ministerio de Minas y Energía. Esta política tiene 5 pilares: seguridad jurídica, información, infraestructura, confianza legítima y condiciones competitivas.

Brilla el mármol en Santa María
Tras saber toda esta información de fuentes oficiales, me dirigí a el municipio de Santa María ubicado en el noroccidente del departamento del Huila, y una de las capitales de producción de mármol en todo el país. Hablé con Andres Real, un hombre joven de 23 años, socio de la mina El Diamante de la cual es dueña su familia. Andres manifestó que más del 80% de la minería en esas zonas del país es ilegal, y sólo dos grandes minas son legales de las casi 18 que hay en el sector de Santa Maria.
La mina El Diamante solo tiene 2 hectáreas que se encuentran en legalidad, aún falta la licencia ambiental, y para los obreros y para la familia de Andrés es un proceso sumamente complejo y además costoso. Algunas personas tienen el estigma de que los mineros son gente con dinero, pero esto no es del todo cierto. Explicaba que los precios de las toneladas varían y que en las épocas de invierno para ellos es muy complicado poder extraer material, además los obreros trabajan de manera fuerte y sus salarios varían entre los $800 mil y $1.700.000 si bien les va. La producción no da el dinero necesario para realizar los trámites de legalización.
Otra problemática es el hecho de no tener forma de comprar las maquinarias necesarias para la minería como son la maquinaria pesada como retroexcavadoras. Utilizan materiales anticuados como el pico, la pala, taladro y a veces los compresores si se pueden comprar, además de esto hay que agregar que muchos de ellos no son conscientes de los riesgos o son muy confiados y no utilizan los equipos de seguridad como los cascos.

Temores mineros
Hace unos años se creó la corporación Corpoagromin, impulsada por la Gobernación del Huila, que buscaba que los mineros de Palermo, Teruel y Santa Maria se unieran para poderlos apoyar en la venta de sus materiales y que la producción aumentara de precio pero la desunión de los mineros causó que esta entidad no funcionara.
Según Andrés, la Gobernación en las campañas que se han hecho de caracterización no se ha aparecido, ellos nos han tenido un espacio en este proceso, ni acompañamiento para la buena ejecución de sus extracciones.
Las siguientes problemáticas pienso que son las más graves y las que más se deben tratar, en primera instancia se encuentran las Multinacionales mineras
En un artículo de la agencia de presa me encontré con una protesta que realizaba Eliober Castañeda, presidente de la Mesa Minera en Segovia,Antioquia en donde manifestaba “no aguantamos más la zozobra de que en cualquier momento llegue el Gobierno y, por favorecer a la multinacional, nos desaloje a todos nosotros. Es que el Gobierno le ha dado potestades a las multinacionales, casi como para que se conviertan en pequeños estados. Por eso, estamos haciendo uso del derecho constitucional a la protesta”.
Y precisamente este es un temor que también viven los mineros del Huila. Al gobierno no le favorece que las pequeñas minerías le entreguen unas pocas regalías cuando las empresas extranjeras, que brinda, entre comillas “Una legalidad al pie de la letra” entregan una suma muchísimo más grande de dinero en regalías. Otra razón por la cual los mineros muchas veces evaden regalías es porque no ven una inversión de las mismas en el sector:las vías se encuentran en muy mal estado.

El tema ambiental
La última problemática a tratar y que ninguno, ni el Estado ni los mineros han brindado un respeto y es el tema del Medio Ambiente. Las explotaciones mineras causan daños irreversibles en el subsuelo y en la capa vegetal devastando grandes cantidades de bosques ocasionando desplazamiento de la fauna, además de la esterilización del suelo, perdida de la biodiversidad y el mal uso de los recursos hídricos.
Según la CAM(Corporación Autónoma del Alto Magdalena), en el departamento del Huila existen 88 licencias ambientales de minería y de estas, 63 licencias están vigentes, las cuales no representan más del 0.2% del territorio departamental
Encontré una noticia en Caracol Radio donde se manifiesta que hace algunos días, para ser precisos el 6 de septiembre de 2017, un grupo de ambientalistas con el apoyo del gobierno municipal, iniciaron la recolección de firmas para la consulta popular con el propósito de impedir la explotación minera y de hidrocarburos en el municipio de Santa María, en el occidente del Huila. Tras hablar con algunos habitantes, ellos aclararon que específicamente la explotación se quiere evitar en el Río Baché, comentan que se pretende hacer una pequeña hidroeléctrica y que ellos no quieren que esto suceda porque el río es una de las fuentes hídricas más importantes que baña todo el noroccidente del departamento. El municipio cuenta con más de 7.000 habitantes y su vocación es cien por ciento agrícola y cafetera. Además, es zona de recursos naturales como el Volcán Nevado del Huila y páramos que también se nutren del Río.

Desarrollo y futuro minero
Yo no busco satanizar al Gobierno y tampoco dar por sentado que la minería artesanal sea correcta, pero debemos entender que debe ser una relación de parte y parte donde el Estado brinde en la medida de las posibilidades ayudas, como lo son medidas legales un poco más sencillas, un acompañamiento realmente legítimo en donde se enseñen los derechos y deberes del minero, exista mayor organización y además que prioricen el tema del medio ambiente que es el más alarmante.
En los mineros se encuentra el compromiso de aprender y dejarse ayudar, de buscar herramientas que sean amigables con el medio ambiente y que den de su parte para obtener la legalización de sus minas, porque la minería en todo el país es el sustento de miles de colombianos.Hay que apoyarla pero también hay que entender que se deben llevar unos parámetros para el bien de los mineros, del desarrollo del país y del medio ambiente.