El Departamento Nacional de Planeación en su evaluación señala que la Gobernación del Huila está en estado crítico y Neiva estuvo entre los municipios que obtuvieron las calificaciones más bajas.

Las gobernaciones presentan el menor desempeño en la ejecución de proyectos con regalías: DNP. El Índice de Gestión de Proyectos de Regalías (IGPR), mide, a partir de la información reportada por los diferentes ejecutores de proyectos y la identificada por el DNP a través de visitas en campo, el desempeño en la ejecución de los proyectos financiados con regalías en cuanto a transparencia, eficacia, eficiencia y medidas de Control. Según los resultados con corte al segundo trimestre de 2017, ninguna gobernación obtiene una calificación sobresaliente. Sólo Guainía, Risaralda, Norte de Santander y Bogotá D.C. ocupan un rango medio.Con corte a junio de 2017, las tres entidades con mejores puntajes fueron Arcabuco (Boyacá), Carmen de Carupa (Cundinamarca) y San José de Miranda (Santander).

Bogotá El Departamento Nacional de Planeación realizó una evaluación para determinar cuáles son las gobernaciones, municipios y otras entidades ejecutoras del país que tienen una mejor ejecución de proyectos financiados con recursos del Sistema General de Regalías (SGR).
El Índice se calculó para 1.110 entidades ejecutoras entre municipios (919), departamentos (33, incluye Bogotá), instituciones educativas (23), Corporaciones Autónomas Regionales (12), Hospitales (22), Empresas de Servicios Públicos (38) y otros ejecutores (63), de 10.302 proyectos que suman $32,1 billones, con corte a 30 de junio del año en curso.
La medición tuvo en cuenta variables como los reportes que estas entidades realizan al DNP, el cumplimiento de las metas, plazos y presupuestos asignados a los proyectos, los resultados de las visitas en territorio y las medidas de control aplicadas por el DNP (número de proyectos críticos, suspensiones de giros, entre otros).
El director del Departamento Nacional de Planeación, Luis Fernando Mejía Alzate, explicó que “el Índice de Gestión de Proyectos de Regalías (IGPR) permite visibilizar la gestión de los proyectos ejecutados, y facilita el análisis comparativo entre entidades con el fin de incentivar los procesos de mejora continua y el fortalecimiento institucional por parte de los ejecutores”.
Y recordó que toda la información que reporten los ejecutores de los proyectos de regalías debe ser oportuna, veraz y consistente pues de ésta depende en gran medida la ubicación en el Índice y el giro o suspensión de los recursos de regalías.
El promedio nacional del IGPR arroja 64,89 puntos sobre 100, lo que muestra una tendencia constante desde el primer trimestre de 2016 que corresponde al inicio del periodo de gobierno de las actuales administraciones locales.


El Índice es una herramienta de gestión y control que está compuesta por las siguientes categorías:
Transparencia: reporte y consistencia de la información
Eficacia: cumplimiento de metas, terminación y cierre de proyectos
Eficiencia: cumplimiento de la ejecución en plazo y presupuesto programados
Medidas de control: existencia de suspensiones, proyectos críticos, procedimientos administrativos y planes de mejora.
Según el promedio de los resultados del IGPR por tipo de ejecutor, sobresalen las instituciones educativas con 68,95 puntos y los municipios con 65,57 puntos, mientras que las Corporaciones Autónomas Regionales (CAR) y los departamentos son las entidades con menor desempeño con 59,12 y 51,23 puntos, respectivamente.
Ninguna gobernación ocupa rango sobresaliente y sólo Guainía, Risaralda, Norte de Santander y Bogotá registran un rango medio, por encima del promedio nacional, dado que los 26 departamentos restantes se ubicaron en rango crítico. Vale la pena resaltar que los departamentos ejecutan 2.034 proyectos por $15,1 billones, de los cuales $11,9 billones corresponden a regalías (52 por ciento del total de recursos del SGR).
La medición realizada incluyó 919 municipios, los cuales ejecutaban 7.515 proyectos de inversión por $8,9 billones, de los cuales $7,8 billones son regalías. Entre los municipios, 121 se ubican en sobresaliente.

El ranking de los mejores 15 municipios según su entorno de desarrollo así:
Entorno robusto: San Gil (Santander), Popayán (Cauca), Zipaquirá (Cundinamarca), Santiago de Cali (Valle del Cauca) y Retiro (Antioquia)
Entorno intermedio: Carmen de Carupa (Cundinamarca), Tota (Boyacá), Cértegui (Chocó), Victoria (Caldas) y Chitagá (Norte de Santander).
Entorno temprano: Arcabuco (Boyacá), San José de Miranda (Santander), González (Cesar), Cepitá (Santander) y Capitanejo (Santander).

Por otro lado, los municipios que obtuvieron las calificaciones más bajas fueron:
Entorno robusto: Pasto (Nariño), Villavicencio (Meta), Cartagena (Bolívar), Guatapé (Antioquia) y Neiva (Huila).
Entorno intermedio: Bagadó (Chocó), Suaita (Santander), Armenia (Antioquia), Turbaco (Bolivar) y Urrao (Antioquia).
Entorno temprano: San Luis (Tolima), Solita (Caquetá), Mahates (Bolívar), Guapi (Cauca) y Alto Baudó (Chocó).
“Con esta herramienta, el DNP busca poner a disposición de los alcaldes, gobernadores y demás representantes legales, información oportuna que les permita adelantar una mejor labor de autocontrol sobre el manejo de los proyectos financiados con regalías”, precisó Mejía Alzate.
Finalmente, el Director del DNP hizo un llamado a gobernadores y alcaldes para que evalúen los resultados del índice e identifiquen sus falencias y fortalezas con el propósito de tomar las medidas correspondientes.
Lo anterior, teniendo en cuenta que este instrumento podrá ser utilizado por los Órganos Colegiados de Administración y Decisión (OCAD) como uno de los elementos a considerar en la designación de las entidades públicas que serán ejecutoras de los proyectos.

Glosario:
Entorno robusto: Son los municipios más urbanos, menos pobres, más seguros y con mejores condiciones económicas y ambientales del país.
Entorno Intermedio: Son los municipios que presentan un nivel medio en cuanto a condiciones económicas y ambientales.
Entorno temprano: Son los municipios más rurales del país, con bajos ingresos, con más pobreza multidimensional, los menos seguros y con condiciones económicas y ambientales desfavorables.