No creo que con unas cuantas vallas o avisos publicitarios, ese problema se resuelva.

Por Benjamin Alarcon Yustres*
No es fácil que el Huila sea noticia en un medio nacional. Y menos que esa noticia sea doblemente resaltada, como ocurre en este caso en El Espectador, que la difunde en la página de los confidenciales -Alto Turmequé-, de su última edición impresa, pero además, resaltada. La noticia se titula «Reactivación turística de San Agustín e Isnos», y dice que la inversión será de $1.260 millones «para la implementación del Plan de promoción de turismo regional….»para los municipios mencionados ..»la Secretaría de Cultura y Turismo del Huila y el Fondo Nacional de Turismo tratan de reactivar el sector turístico….. «; además, sigue diciendo la noticia, «la idea es contribuir con la promoción de estas zonas…(y) el reto es promocionar las visitas…..».
Como el diablo está en los detalles y este país, pero sobre todo los corruptos que gobiernan y dirigen las cosas en este país, nos han vuelto demasiado suspicaces, prevenidos y desconfiados, pues cuando se lee la noticia, lo primero que se mira son los términos, sobre todo los verbos que denotan las acciones; claro, también los montos del contrato con los que se pagarán las acciones. Pues resulta que estos serán $1.260 milloncitos para «implementar un plan de promoción de turismo…..», porque «la idea es contribuir con la promoción de estas zonas…», de tal manera que «el reto es promocionar la visitas…».
Lo he repetido intencionalmente para que veamos qué podría, a manera de acciones, realizarse para cumplir con ese objetivo, esa idea y ese reto. A mí se ocurren unas cuantas vallas ubicadas en distintos lugares del país; también unos cuantos avisos publicitarios en medios nacionales, incluyendo la televisión; seguramente volantes impresos y una campaña por las redes sociales. Eso seria un plan de promoción turística de estos lugares del sur del Huila, orientado a quienes nunca han escuchado hablar de ellos, ni mucho menos han visto imágenes visuales o audiovisuales sobre la diversidad inmensa de estas maravillas naturales y culturales que abundan en la zona y que recibieron del máximo organismo de promoción de la cultura mundial, el reconocimiento como patrimonio cultural de la humanidad.
Pero en eso y con eso se irían los $1.260 milloncitos. Ojalá me equivoque, pero esta noticia me hizo recordar otra que divulgué hace como un año, y que la encontré cuando transitaba a lentitud pasmosa por la vía de San Agustín al Estrecho; y todavía está ahí, también deteriorada y cayéndose; es una valla que nos recuerda que hace cerca de cuatro años le otorgaron un contrato a alguien para construir el circuito turístico del sur; la valla dice que el contrato tuvo un valor de $13.000 millones; y lo único que hizo fue levantar el pavimento donde lo había, regular, pero lo había, y deteriorar la carretera, que por entonces era transitable.
Hoy esa vía es intransitable, y lo que los turistas necesitan es esencialmente eso: vías transitables hacia, desde y entre esa enorme cantidad y diversidad de sitios naturales y culturales que hay en la zona; y no creo que con unas cuantas vallas o avisos publicitarios, ese problema se resuelva; claro que algunos, incluyendo los contratistas, seguramente sí resolverán los suyos.
*Docente Universitario/Tomado de Facebook Personal


Fecha: