Las jornadas han dado como resultado convenios para el dragado de algunas fuentes.

 

Dos ríos y 20 quebradas del Municipio de Neiva han venido siendo monitoreados por la Secretaría de Medio Ambiente como parte del trabajo de seguimiento que adelanta la Alcaldía de Neiva de manera continua a todas las fuentes hídricas con el objetivo de identificar impactos tanto positivos como negativos presentados en cada nacimiento y diseñar la mejor alternativa de solución si se presentan alteraciones.

Según indicó la jefe de este despacho, Luz Adriana Perdomo Cumbe, en este proceso se “evalúan seis aspectos ambientales: nacederos, cobertura vegetal y uso del suelo, vertimientos, residuos sólidos de construcción y demolición, y alteración del cauce”.

Estas actividades se desarrollan con el apoyo de la Policía de Carabineros y Policía Ambiental, y el acompañamiento de los líderes, presidentes de Juntas de Acción Comunal y ediles asentados en cada zona de influencia de estas fuentes, ya que ellos conocen de primera mano las necesidades del sector.

 

Acciones

Los seguimientos  realizados han dado como resultado convenios para el dragado de algunas fuentes como: Río del Oro, Río las Ceibas y Quebrada Matamundo, igualmente mantenimiento de lozas de canalización, sección del cauce y mejoramiento de las zonas de ladera de algunas otras quebradas del Municipio.

Igualmente,  se realiza levantamiento de información importante como: identificación de minería artesanal, puntos de criaderos de animales (porcicultura, avicultura, etc.), invasión de ronda  ya sea por asentamientos ilegales o cultivos debido a que de acuerdo a la Ordenanza 022 de 2007, estas actividades están prohibidas dentro del perímetro urbano.

Así mismo,  se organizan de acuerdo a estas actividades de seguimiento jornadas de limpieza en los sectores más críticos, capacitaciones con la comunidad de la zona de influencia directa para sensibilizarlos sobre los cuidados y protección que debe hacer a estos afluentes.

Se informa también a las entidades correspondientes sobre las actividades desarrolladas o encontradas en cada una de las fuentes para que se inicie un proceso de recuperación; a Empresas Públicas de Neiva se le informa si se evidencia que hay daño en los pozos de alcantarillados o si se presentan vertimientos puntuales de aguas residuales por alguna tubería hacia la fuente para que inicien las labores de restauración respectivas.

“Todas estas acciones contribuyen al mejoramiento del cuerpo hídrico de la ciudad que nos permiten alargar la vida de nuestros afluentes y promover entre la ciudadanía su corresponsabilidad en el buen uso y cuidado que deben realizar permanentemente a sus quebradas y ríos”, concluyó  la jefe de esta dependencia.


Fecha: