Más de seis viviendas resultaron afectadas por inundaciones y vendavales. De igual forma, dos incendios estructurales dejaron nueve viviendas con pérdida total de su infraestructura.

La Oficina Departamental para la Gestión del Riesgo de Desastres del Huila, ODGRDH, entregó un balance sobre las emergencias registradas durante el fin de semana en el departamento.
Una de las emergencias se registró en el municipio de Saladoblanco, en la vereda Las Mercedes, donde resultaron 4 viviendas destechadas a raíz de las fuertes lluvias y vendavales; así mismo, un secadero de café y dos viviendas de la zona urbana se inundaron.
En este mismo municipio del sur del departamento, se registró un incendio estructural en la vereda El Triunfo con pérdida total de la vivienda.
“En el municipio de Altamira se presentó una creciente súbita de la quebrada Perica, la cual provocó la suspensión del servicio de agua potable, pero que el mismo día domingo se restableció”, dijo Orlando Garzón Garzón, coordinador de proceso de manejo de desastres de la ODGRDH.
En Algeciras se inundó el barrio Villa Café, a raíz de la falta de sistema de alcantarillado en óptimas condiciones. La eventualidad generó mínimos daños materiales.
En el municipio de Tello hubo un deslizamiento de tierra, el cual dejó incomunicada por varias horas a esta comunidad del norte del Huila.
Como se sabe, la situación más grave se registró e en el asentamiento Villa Colombia en Neiva, donde se presentó una explosión de un cilindro de gas, dejando 9 viviendas con pérdida total.