El Mandatario, en una rueda de prensa sobre los seis grandes pasos dados para implementar los acuerdos de paz, admitió que ha habido demoras pero subrayó que los avances son innegables. El Gobierno “ha venido trabajando con dedicación y empeño, con un plan organizado, para que las oportunidades que trae la paz se hagan realidad”.

Bogotá (SIG).
El Presidente Juan Manuel Santos declaró que pese a las demoras y fallos en la implementación de los acuerdos de paz, el Gobierno ha venido trabajando con dedicación y empeño para hacerlos realidad, y los avances son innegables.
“Alcanzar un acuerdo de paz con las Farc fue una tarea larga y difícil. Todos fuimos testigos de ese proceso”, expresó el Mandatario en una rueda de prensa ofrecida en la Casa de Nariño, en la que presentó los logros en seis pasos y contestó preguntas sobre numerosos puntos.
El Jefe del Estado hizo énfasis en que “a pesar de los retos y las dificultades, a pesar de los obstáculos, estamos construyendo las bases de un país mejor, en paz. Colombia avanza”.
Dijo que si bien “ha habido retrasos, demoras, errores”, el Gobierno “ha venido trabajando con dedicación y empeño, con un plan organizado, para que las oportunidades que trae la paz se hagan realidad” y manifestó que “los avances son innegables”.
El Presidente de la República explicó que este año, una vez el acuerdo firmado fue ratificado por el Congreso, y avalado por la Corte Constitucional, se emprendió “un proceso aún más complejo, más difícil y más largo: La construcción de paz”.
Sin embargo advirtió que “la paz no se da de un día para otro, la paz se construye y necesita del esfuerzo de todos los colombianos”. Subrayó que “el país está viviendo un momento que no tiene punto de comparación con el pasado. Se están dando muchos cambios en muy corto tiempo”. Comentó que “los cambios, aun cuando son para avanzar, son desafiantes. Producen inquietudes, interrogantes”.
El gobernante explicó los pasos dados “para construir los cimientos de una paz estable y duradera”.
1 – Salud, educación, carreteras y presencia del Estado en general en los territorios más afectados por la violencia. Se trabaja con las comunidades, los empresarios, los gobiernos locales de 170 municipios para priorizar las obras e inversiones que más reclama la población. Ya hoy hay 112 proyectos de inversión en ejecución en 51 municipios. Son pequeñas obras, pero de gran impacto. La inversión ya supera los 22 mil millones de pesos.
2 – Tierra y títulos. En dos años 20.481 baldíos han sido adjudicados a familias campesinas pobres, muchas de ellas víctimas del conflicto armado interno. La meta a 2017 son 32.000, y al 2018 es de 55.200 baldíos adjudicados.
3 – Derechos de las víctimas. Con la Ley de Víctimas más de 6.4 millones de personas han recibido apoyo por parte de la Unidad de Víctimas. Hoy, el Gobierno ha reparado administrativamente a cerca de 700 mil víctimas del conflicto. Este es un esfuerzo monumental.
Con el Programa de Restitución de Tierras se han restituido 219.800 hectáreas a más de 31 mil personas e invertido $67 mil millones en proyectos productivos. 800.000 hectáreas adicionales están en manos de los jueces, listas para fallos. Se debate el proyecto de ley estatutaria para poner en marcha la Justicia Especial de Paz, que garantiza los derechos de las víctimas a la verdad, la justicia, la reparación y la no repetición.
4 – Minas antipersona. Colombia fue el segundo país más minado del mundo, después de Afganistán. Había 673 municipios con presencia de minas. Ya se declararon libres de minas 175 municipios. Se trabaja en 244 más, en 22 departamentos. Antes del fin de este gobierno se habrá limpiado el 50% de todo el territorio. La meta es tener un país libre de minas en 2021.
5 – Cultivos ilícitos. En mayo pasado se lanzó programa de erradicación. Ya firmaron más de 35 mil familias y casi 20 mil de ellas han recibido el primer pago para que arranquen las matas de coca. Son más de 12 mil hectáreas en proceso de ser sustituidas.
6 – Aprobación de reformas constitucionales y legales necesarias para la paz. Cinco reformas constitucionales, 38 decretos ley y 4 leyes en el Congreso y 45 decretos ordinarios. Hay proyectos de ley importantes que no han sido tramitados en el Congreso. Son esenciales para garantizar los derechos de las víctimas, promover el desarrollo, robustecer nuestra democracia y cumplir con el acuerdo.
“En conclusión, a pesar de los retos y las dificultades, a pesar de los obstáculos, estamos construyendo las bases de un país mejor, en paz. Colombia avanza”, afirmó por último el Jefe del Estado y prometió seguir “trabajando con pasión y sin descanso”, al tiempo que invitó a todos los colombianos a unir esfuerzos en estos propósitos.