El cantautor panameño hará parte del componente artístico del evento en el Concierto por la Paz que se llevará a cabo el 9 de abril en el Parque Simón Bolívar,

El artista panameño se sumará a los artistas que unirán sus voces en un concierto en el Parque Simón Bolívar, el 9 de abril en el marco de la Cumbre Mundial de Arte y Cultura para la Paz de Colombia y en el Día Nacional de la Memoria y la Solidaridad con las Víctimas.
Sus canciones hablan de todo lo que toca al mundo: reclaman justicia, atacan a los corruptos, reivindican a los pobres y proclaman la igualdad. Eso le ha valido al panameño Rubén Blades el reconocimiento de sus seguidores y lo ha convertido en una especie de ciudadano del mundo. Y por eso estará en Bogotá para hacer parte de la Cumbre Mundial de Arte y Cultura para la Paz de Colombia que se hará del 6 al 12 de abril.
Blades irá más allá del canto. Mostrará su faceta de cantante pero también la del político. Cantará, como su esencia lo demanda, pero también hará de la voz del cantor un clamor por la paz con sus letras que rebozan mensajes y contenido social.
El cantautor hará parte del componente artístico del evento en el Concierto por la Paz que se llevará a cabo el 9 de abril en el Parque Simón Bolívar, en donde intervendrá junto a otros artistas nacionales e internacionales. Responderá con sus canciones a la iniciativa del movimiento artístico y cultural de la capital que reunirá artistas, pensadores, gestores culturales, instituciones y colectivos de Colombia y el mundo para propiciar diálogos a través de encuentros académicos y actos abiertos al público en torno al papel que juegan en la construcción de la paz.
Compositor, cantante, músico, actor y político, son títulos que le son familiares y por momentos hacen olvidar el del abogado que se hizo musicalmente en Nueva York, y se suman en un extenso currículo a otros títulos que brillan con mayor sonoridad como Juan Pachanga, Metiendo Mano, Siembra, Cabeza de Hacha, Decisiones, Desapariciones, El padre Antonio y el monaguillo Andrés, Letter to the Vatican, Caminando, Camaleón, Amor y control, Pedro Navaja, Plantación adentro… la lista es interminable.
Su nombre se ha codeado prácticamente junto a los de todos los grandes de la salsa y también se ha acoplado a todos los estilos, desde Michael Jackson y Sting hasta Calle 13, ha grabado más de 20 álbumes y recibido nueve premios Grammy. Incluso ha actuado en el cine de Hollywood e independiente y le ha quedado tiempo para ser candidato presidencial y ministro.

La suya es la ‘salsa intelectual’, esa que obliga a reflexionar. Y por eso su voz es una voz autorizada para hablar de paz y de cómo es construirla en un país al que lo unen lazos de sangre y de ideales comunes, y del que también le ha llegado la inspiración. Su canto llegará a la Cumbre.
La Cumbre Mundial de Arte y Cultura para la Paz de Colombia la iniciativa del movimiento artístico y cultural bogotano y la Alcaldía Mayor de Bogotá en cabeza del Instituto Distrital de Artes, IDARTES y la Alta Consejería para los Derechos de las Víctimas, la Paz y la Reconciliación