Un nuevo llamado a los mandatarios locales del país para que se sumen al programa Biodiverciudades hizo el Gobierno al instalar la trigésima Asamblea General de Ministros y Autoridades Máximas de la Vivienda y el Urbanismo de América Latina y el Caribe (Minurvi).

Con la vinculación a esta iniciativa, los gobiernos de las ciudades colombianas deben observar y desarrollar más de 14 indicadores de transporte, consumo de energía, manejo de desechos y cambiar hábitos en el diseño de las viviendas, para que estén acordes con la carbono neutralidad.

El programa Biodiverciudades se inició con la realización de diálogos regionales que el Gobierno nacional llevó a cabo durante 2019 y 2020. El Departamento Nacional de Planeación, el Ministerio de Ambiente y el Instituto Humboldt indicaron que, a agosto de este año, la iniciativa se estaba implementando en las ciudades de Barranquilla, Leticia, Villavicencio, Medellín, Bucaramanga, Quibdó, San Andrés Isla, Barrancabermeja, Manizales, Montería, Armenia, Yopal y Pasto. En octubre se sumó Pereira, donde está en proceso de implementación.

La actual crisis climática del mundo afecta también el desarrollo y la vida en las urbes del planeta, y, por tanto, la estrategia debe ser integral, así como es planteada y desarrollada por el Gobierno nacional.

“A veces se piensa que estas discusiones no son diarias sobre el hábitat y sobre los asentamientos urbanos. Claramente, entre más se deteriore el clima, más amenazada va a estar la convivencia en los asentamientos urbanos (…) Y la visión nuestra es integral, porque nosotros necesitamos, que en la forma en que las ciudades se diseñan, se gestionan, consumen y generan, y desde la ética del antropoceno, donde el ciudadano es consciente en cómo reducir su huella individual, es transcendental y esto toca distintos niveles de desarrollo”, dijo el Presidente Iván Duque Márquez.

Mencionó los casos específicos de ciudades como Bogotá, de cuyo consumo de agua potable depende la conservación del Páramo de Chingaza, al igual que Medellín y la región del Eje Cafetero, entre otras zonas. Por ello manifestó que la biodiversidad colombiana es especial y hay que defenderla, así como se planteó en la reciente cumbre climática de Glasgow, en el Reino Unido, donde Colombia expuso con claridad sus metas ambientales, con el llamado Camino a Cero, es decir, lograr la carbono neutralidad en 2050 y reducir el 51% de las emisiones de gases contaminantes en 2030.

Y para ello, la riqueza ambiental de sistemas como los páramos representa también una oportunidad. “Plantear de manera estratégica la defensa de estos sistemas para el futuro de los asentamientos urbanos es clave para vivir. Las áreas protegidas hoy, los parques naturales de nuestro país, pueden tener un tamaño cercano al de todo el Ecuador. Estamos hablando de cerca de 270.000km2 (…) Si los estructuramos bien, pueden, también, ser una herramienta para unir el desarrollo de las ciudades con los mercados de carbono, para por esa vía también, sostener en el tiempo, esta conservación”, puntualizó.  

Se propone la necesidad de unificar el desarrollo urbano de asentamientos humanos con la siembra de árboles, como la principal tecnología para la captura de gases de efecto invernadero. La meta es sembrar 180 millones de árboles en 2022 y este año cerrará con 120 millones ejemplares sembrados. 

Duque agregó que las acciones son reales y no teoría, y citó como ejemplo la transición energética, al pasar de 28 megavatios de energías renovables no convencionales a 2.800 megavatios a diciembre de 2022, y la perspectiva privada de más de 4.500 megavatios en iniciativas. 

Dijo que para transformar los asentamientos urbanos hay que desarrollar el concepto de la llamada Sostecnibilidad. “Cómo podemos medir mejor todo lo que tiene que ver con el manejo residuos; cómo medimos mejor la huella individual de carbono; cómo intervenimos también los materiales de construcción, los diseños, para que también contribuyen a una menor dependencia de la iluminación artificial en los principales ciclos horarios del día”, señaló.

De otro lado, la Directora Ejecutiva del Programa de las Naciones Unidas para los Asentamientos Humanos (ONU-Hábitat), Maimunah Mohd Sharif, entregó al Presidente Duque la distinción como Champion, por los logros del Gobierno colombiano en materia de vivienda.

El evento aborda tres ejes temáticos: políticas urbanas nacionales, financiamiento de la vivienda, y tendencias del desarrollo urbano en América Latina y el Caribe. 


Fecha: