Miguel de León. 

Libardo Narváez realizó en su restaurante D´Oliva, una actividad que él llamó Mercadito Literario. Sobre un canasto de jipijapa se colocaban libros de todos los géneros y la gente escogía el mercado literario que quería armar. Me cuentan que un curioso lector se llevó casi quince libros y el mercadito estuvo muy visitado. Con ellos complementaba otra idea que le ha caminado, que es dejar en cada mesa del restaurante, un libro de autores huilenses, para que la gente los lea y a fe que lo leen, y ese es un gol inmenso a los celulares. Incluso la sopita leída me hizo recordar a mi padre, cuando leía el periódico a la hora del almuerzo.   

Me gustó tanto la idea, que, como balance de año, voy a armar mi ancheta navideña con libros de autores huilenses. Por la temporada echaría de primero en mi ancheta libros de literatura infantil. Comenzaría entonces, con el libro Los Chirlobirlos de la Laboyana María Leonor Valencia, luego Cuentos para Antonio del escritor garzoneño Amadeo González,  En las Estancias del Arcoíris del giganteño Jesús Rodolfo Agudelo y El pollito dulce rojo de pico cerrado y otros cuentos del palermuno Enrique Dussán Cabrera. Una miscelánea huilense de un género que cada día los huilenses escriben con gusto y que se leen con placer.  

No puede faltar en la ancheta la poesía, así que recordemos algunos libros que salieron este año y fueron bien recibidos. Amores pasajeros de Rubén Darío Rodríguez, Todas las Lunas  de Luz Dary Torres, Últimas Palabras un poemario de los jóvenes escritores Annie Guarín, Fausto Tovar, Yonato Sierra y Juan David Cáceres Pinzón. Estos libros todavía huelen a tinta fresca, pero igual, habría que decir que la poesía ha estado un poco floja a la hora de publicar. Lo mismo que la narrativa, en ese sentido, sumaría a la ancheta Septiembre y Tú de Marco Fidel Yukuma y Vida Impropia de Ignacio Murcia, dos novelas que recrean la tierrita.  

Acá, ya la ancheta coge forma, pero igual no todo es literatura, toca sumar entonces algunos libros de investigación, conocer un poco más de nuestra historia. Pero acá hay pocas cosas frescas, así que escojo el libro Modo de vida en las Haciendas de la Provincia de Neiva de María Angelica Suaza, sobre todo por su trabajo de investigación ha continuado con las recientes excavaciones en La Plata, donde ella coordina ese proyecto. Le sumaría a este, el reciente trabajo de Cesar David Ramírez, Rio las Ceibas, el río de la vida y la energía, me parece un tema pertinente sobre nuestra afluente hídrica más importante.  Esperaría las memorias del Congreso Departamental de Historia, de pronta aparición. 

Creo que ya la ancheta navideña coge forma, pero igual nos han quedado algunos libros por fuera, y eso solo nos muestra como la Literatura Huilense se mantiene viva y dinámica. Igual, para terminar la ancheta, agregaría música de la tierra, y sumaria dos trabajos musicales de dos jóvenes músicos que ya superaron nuestras fronteras: Rajando leña de Alex Pastrana y Artesanos de Ensueños de Víctor Hugo Reina. Este último es un álbum que recopila 10 temas musicales ganadores de concursos y festivales de música andina colombiana, y eso creo que no lo tienen nadie en el Huila y no sé si en Colombia, es calidad, talento y persistencia.   

En otras partes la ancheta se complementaria con galletas navideñas, pero  no, voy a decorar mi ancheta con bizcocho de achira y de cuajada, quesillos, masatos, bizcochuelo, una botellita de mistela, y otra de guarapo de caña y de ultimo, lógicamente el jugo de cholupa. Por que al fin y al cabo, nuestra literatura se alimenta de las tradiciones y de historias locales, por eso, todo se complementa. Creo que esta ancheta bien merece la pena hacerla realidad, y mucho mas en este año que termina,  recordando el Centenario de  la primera edición de Tierra de Promisión de José Eustasio Rivera y el Centenario del Natalicio de Gustavo Andrade Rivera, dos huilenses inmortales. 


Fecha: