El Ministerio de Educación Nacional ha convocado a los gobernadores, los alcaldes, las secretarías de Educación certificadas y no certificadas y los directivos docentes para que, trabajando de forma mancomunada con los maestros, se cuente con las condiciones de bioseguridad en los establecimientos educativos y las herramientas para orientar de forma prioritaria los ajustes que requiere el sistema educativo a nivel de planeación, valoración, evaluación e implementación de estrategias curriculares que impacten la calidad en la educación.

Respecto a la generación de condiciones básicas de bioseguridad en las aulas, el Gobierno Nacional ha invertido más de $1,2 billones, los cuales, en conjunto con los recursos propios de las entidades territoriales, han posibilitado adecuar los espacios físicos como entornos seguros y contar con los elementos de protección personal de toda la comunidad educativa. Con base en esto, el sector educativo desde 2020 y 2021 preparó con responsabilidad y diligencia las condiciones para el pleno retorno a la prestación del servicio educativo presencial en el sector oficial y no oficial (colegios privados), acatando las medidas de bioseguridad como son el lavado de manos, el uso correcto del tapabocas y la ventilación de los espacios, y que corresponden a las medidas que se aplican en todos los espacios de la vida social, económica y productiva del país.

La experiencia de retorno a clases presenciales en el segundo semestre del año 2021 permitió que el 98 % de los establecimientos educativos prestaran el servicio educativo presencial a 8,3 millones de estudiantes y ratificó que los entornos educativos son espacios seguros en los que se apropian los hábitos de bioseguridad (cuidado y autocuidado) por parte de los niños y jóvenes como parte de su proceso de formación personal y como ciudadanos.

De manera complementaria, el avance en el Plan Nacional de Vacunación contra el COVID-19 permite que las diferentes actividades sociales, económicas y productivas, culturales y educativas continúen su actividad normal bajo condiciones de bioseguridad. Por estas razones y con base en la evidencia científica que se tiene sobre la pandemia, el inicio del calendario académico 2022 será con plena presencialidad y sin restricción de aforos en los establecimientos educativos, tal como lo establece la Resolución 2157 de 2021 emitida por el Ministerio de Salud y Protección Social y las orientaciones dadas en la Directiva 08 de 2021 emitida por el Ministerio de Educación Nacional, normas que consideran y aplican las recomendaciones de diferentes instancias científicas y académicas del sector salud frente a la apertura total de las instituciones educativas, gestionando las medidas de bioseguridad.

La invitación a las familias es a matricular a los niños y jóvenes para que continúen con sus estudios en procura de una trayectoria educativa completa, lo que constituye para ellos la garantía de un derecho y sienta las bases para su futuro; asimismo, estas semanas previas al inicio de clases son un tiempo valioso para avanzar en la vacunación de los niños y jóvenes.

Compromisos y retos de la educación presencial en el 2022

Para fortalecer los procesos de aprendizaje y desarrollo de los niños y jóvenes, desde el segundo semestre del 2021 el Ministerio de Educación Nacional concentró los esfuerzos en implementar en conjunto con entidades del sector, Secretarías de Educación y rectores dos estrategias dirigidas al fortalecimiento de los procesos de aprendizaje.

a. ¡Matricúlalos ya!, una campaña de comunicación masiva que busca identificar la población que hoy se encuentra por fuera del sistema educativo, a raíz de las consecuencias de la pandemia. Esta campaña tiene varios propósitos: (i) identificar población en mayor condición de vulneración y vincularla al sistema, y (ii) prevenir el riesgo de deserción escolar.

b. «Evaluar para avanzar», estrategia dirigida a fortalecer el proceso de aprendizaje de los estudiantes en tres fases, (i) aplicación de una herramienta de evaluación formativa para identificar los avances y rezagos de cada niño o adolescente, (ii) acompañamiento a los maestros para que apropien los resultados de esa evaluación y los traduzcan en planes de fortalecimiento académico, y (iii) mentorías y tutorías a los maestros para apoyar la calidad de sus procesos pedagógicos y educativos intencionados e innovadores. A la fecha, más de 3,4 millones de estudiantes y más de 115 mil maestros han participado en el proceso.

El Ministerio de Educación Nacional insta a todas las Secretarías de Educación de las Entidades Territoriales Certificadas para que, a través de sus equipos de trabajo, acompañen, orienten, asesoren a los directivos docentes y vigilen a cada unos de los Establecimientos Educativos para lograr el pleno cumplimento de las decisiones, orientaciones e indicaciones dadas por el Gobierno Nacional frente al retorno presencial de toda la población estudiantil del país, lo cual incluye la aplicación de la Circular 017 de 2021 de conformidad con los Decretos 1844 de 2007 y 1647 de 1967.

Frente a posibles sedes que se encuentren en proceso de habilitación de condiciones de bioseguridad, las cuales están identificadas por cada Secretaría de Educación y tienen un plan de acción específico en ejecución, es necesario aplicar las medidas administrativas correspondientes en cada caso, y con ello garantizar el derecho a la educación.

El retorno a la presencialidad en el sistema educativo, más allá de ser una orientación y decisión del Gobierno Nacional, es una causa que nos une como colombianos en coherencia con el principio constitucional de la prevalencia de los derechos de los niños y requiere del concurso y concurrencia de todos los actores involucrados de alguna manera en este gran propósito nacional.


Fecha: