La baja productividad que caracteriza al trabajador colombiano en todos los niveles de formación, situación que perjudica especialmente a los jóvenes, es una de las barreras para ingresar al mercado laboral.

Así lo indicó Carlos Holguín, investigador del Observatorio Laboral de la Universidad del Rosario, al entregar los resultados preliminares del estudio “Balance del mercado laboral de jóvenes en Colombia: avances, retos y perspectivas”, con ocasión del Día Internacional de la Juventud, que se conmemora el 12 de agosto.

El estudio,con la Alianza EFI, que analiza la situación laboral de los jóvenes, quienes representan el 25% de la población mundial en edad de trabajar, señala que, para reducir el desempleo juvenil, es clave una estrategia para superar la trampa de la inexperiencia laboral.

Iván Daniel Jaramillo, investigador del Observatorio Laboral de la Universidad del Rosario

Apoyo a jóvenes

El informe reveló que el apoyo para la generación de empleo juvenil dentro de la estrategia Sacúdete, incluido en el Decreto 688 de 2021, benefició a 6.918 empleadores con un subsidio del 25% sobre un salario mínimo para cada trabajador joven adicional contratado, generando 78.448 nuevos empleos.

“Según el reporte final de Sinergia, el programa Sacúdete logró cumplir con el 94,93% de su meta, beneficiando a 380.192 jóvenes y creando 200 nodos de desarrollo integral durante el cuatrienio”, explicó Andrés García Suaza, investigador.

Para Catalina Buitrago, investigadora, “más allá del necesario apalancamiento de la creación de empleo en clave juvenil, resulta conveniente evaluar la inclusión de condicionantes sociales que potencialicen los réditos sociales del esfuerzo fiscal del programa”.

Experiencia laboral como práctica profesional

Desde el 2018, el programa Estado Joven buscó impulsar la contratación juvenil en la administración pública, homologando la experiencia laboral como prácticas profesionales que le permitieron a los estudiantes culminar sus respectivos planes de estudio.

“Bajo esta modalidad fueron contratados durante el transcurso de la pandemia 1.278 estudiantes en 285 entidades estatales”, precisó Juan Andrés Russy, investigador. Sin embargo, el informe indica que la ausencia de experiencia de la población joven aún es una barrera para ingresar a la economía formal.

Como lo comenta Alexander Sarango, investigador del Observatorio Laboral, “incluso en los casos donde la demanda encuentra su oferta, esto es cuando los jóvenes acreditan habilidades demandadas por el mercado laboral, la falta de experiencia relevante produce altos costos de oportunidad para los empleadores que desincentivan la contratación de empleo juvenil formal”.

En este sentido Iván Daniel Jaramillo Jassir, investigador de la Universidad del Rosario, dijo que “resulta conveniente incluir parámetros para reforzar el vínculo entre los sistemas de formación para el trabajo y el sistema laboral, para favorecer la transición a espacios de trabajo decente con estabilidad de al menos 24 meses, sobre la que se edifique la estrategia de superación de la trampa de la inexperiencia laboral”.


Fecha: