El 30 de abril de 1984 fue asesinado en Bogotá el ministro de Justicia, Rodrigo Lara Bonilla. Su crimen fue cometido por sicarios de Pablo Escobar. Su muerte representó el inicio de una guerra sin cuartel entre el Estado colombiano y los grupos de narcotraficantes que se extendería por más de una década.


Fecha: