Día Internacional de la Mujer: Se necesitan 131 años para llegar a la paridad salarial

Día Internacional de la Mujer: Se necesitan 131 años para llegar a la paridad salarial

En la era actual, marcada por avances significativos en términos de igualdad de género, es crucial reconocer que aún persisten desafíos significativos en este frente, especialmente en Latinoamérica y por supuesto, en Colombia. A pesar de los esfuerzos continuos por promover la equidad, la brecha de género sigue siendo una realidad innegable que afecta a mujeres en diversas esferas de la sociedad colombiana. En las zonas urbanas del país, se presenta una brecha de 11,0 %, lo que indica que por cada 100 pesos que gana un hombre en el ingreso laboral promedio mensual, las mujeres ganan 89 pesos y la brecha es mayor en la zona rural (28,4%) según el DANE.
En un tema tan importante para nuestra sociedad que, para conmemorar el Día Internacional de la Mujer, cabe resaltar los desafíos que aún enfrentan estas. Por ello, OBS Business School publica su Informe sobre Brecha de Género en la era de la Inteligencia Artificial, dirigido por la profesora Marta Grañó. El Índice Global de Brecha de Género (GGGI) elaborado por el Foro Económico Mundial se ha cerrado en 2023 con un 68,4%. Esto supone una mejora respecto al año anterior del 0,3%, y del 4,1% respecto a 2006, cuando nació este índice. “Aunque la evolución es positiva desde entonces, el avance es lento. De hecho, al ritmo que vamos se necesitarán 131 años para llegar a la paridad en el mundo. Si se analizan los datos por regiones, podemos comprobar que Latinoamérica y el Caribe son la región que necesita menos años para llegar a la paridad si mantiene el ritmo actual (53 años), mientras que Europa necesitaría 67 años para alcanzarla y la región de Asia del Este y Pacífico precisarán de 189 años”, afirma Grañó.

La IA podría perpetuar estereotipos de género
En el contexto actual, en el que la Inteligencia Artificial (IA) está teniendo un impacto transformador en casi todos los aspectos de la vida y el trabajo, la brecha de género adquiere una relevancia crítica. “A medida que esta tecnología avanza, la representación equitativa de géneros en su desarrollo y aplicación se vuelve esencial para evitar sesgos y garantizar que los sistemas de IA sean justos y efectivos para todos”, afirma Grañó, y añade, “una brecha de género pronunciada en este campo puede llevar a la creación de sistemas de IA que perpetúen estereotipos de género y discriminación, afectando desde decisiones de contratación hasta diagnósticos médicos y preferencias de consumo”.

Fomentar el talento femenino en la IA
El informe de OBS propone tres líneas de trabajo para fomentar la inclusión en este campo:
1. Una educación inclusiva desde edades tempranas que fomente la incorporación de más niñas en el ámbito STEM
2. Campañas de concienciación y divulgación para destacar los logros y contribuciones de las mujeres en la IA.
3. Establecer programas de mentoring que conecten a mujeres jóvenes con profesionales exitosas en este campo.
“Combinar este tipo de iniciativas con un cambio cultural y dar una mayor visibilidad a las mujeres que tienen roles destacados es fundamental”, opina Marta Grañó, quien habla también de establecer becas específicas para mujeres jóvenes interesadas en la Inteligencia Artificial.

Panorama futuro en el sector tecnológico para las mujeres
La participación de las mujeres en las grandes empresas tecnológicas representa casi el 33% de la fuerza laboral de ese sector, según el informe Mujeres en el Trabajo de 2022 realizado por Deloitte y con la participación de 5,000 mujeres de diferentes países. Estas muestran una tendencia favorable para la inclusión y la diversidad. “Se ha demostrado que los equipos diversos se desempeñan mejor y son más innovadores. Por esta razón, los líderes de todas las industrias reconocen que una fuerza laboral en la que participan personas de distintos géneros, razas y edades es buena para los negocios”, según la firma.
“Las iniciativas educativas y los programas de capacitación deben ser diseñados no sólo para enseñar habilidades técnicas, sino también para crear conciencia sobre la importancia de la equidad de género en la tecnología”, expone Grañó, y añade, “Estas iniciativas deben iniciarse en la educación temprana y extenderse hasta los niveles universitarios y profesionales. Frente a las diferencias que persisten, hay que mostrar la información estadística y científica relevante, transmitir la realidad para que la sociedad sea consciente de que queda todavía mucho camino por recorrer. Porque las personas podemos tener opiniones distintas, pero no podemos tener datos distintos”, concluye la autora.

Publicidad