Día Mundial de la Audición: ¡Ojo con el Oído!

Día Mundial de la Audición: ¡Ojo con el Oído!

Este 3 de marzo es el Día Mundial de la Audición, que impulsa la Organización Mundial de la Salud – OMS con el lema para 2024: ¡Que el cuidado del oído y la audición sea una realidad para todo el mundo! De acuerdo con la OMS, la pérdida de audición no tratada tiene un costo anual de 980 mil millones de dólares, consecuencia de la falta de acceso a servicios de rehabilitación, incluidas las pérdidas de productividad y los costos de la exclusión social.
Liliana Dottor, profesora del Programa de Fonoaudiología de la Escuela de Medicina y Ciencias de la Salud de la Universidad del Rosario, explica que tener buenos hábitos de higiene y cuidado auditivo que promuevan una escucha segura, ayuda a las personas a prevenir la pérdida de audición a edades tempranas. La experta aclara algunos mitos alrededor de los oídos:

1. Limpieza de los oídos
Mito: se requiere de algún elemento para limpiarlos.
Realidad: los oídos se limpian solos.

2. Dolor de oído
Mito: se puede tratar con remedios caseros.
Realidad: se requiere de una supervisión profesional.

3. El uso de copitos
Mito: son muy buenos para los oídos.
Realidad: no son aptos para introducirlos en los oídos o en el conducto.

4. Secreciones provenientes del oído
Mito: se consideran como algo sin importancia.
Realidad: es una urgencia médica.

5. Pitidos en los oídos
Mito: acostumbrarse a los zumbidos es fácil.
Realidad: existen tratamientos que pueden ayudar al manejo de los acúfenos (ruidos producidos por el oído interno) o tinnitus (silbido o zumbido en uno o ambos oídos).

6. Reproductores de música
Mito: no pasa nada si escucho a alto volumen.
Realidad: a mediano plazo genera una pérdida auditiva permanente.

La profesora comparte, además, algunas recomendaciones para conversar con personas que por alguna razón tienen dificultades para oír:
– Estar en un sitio con buena iluminación, colocarse de frente y asegurase de que lo puedan ver.
– No gritar, en su lugar, hablar claro y pausadamente.
– No exagerar los movimientos de los labios cuando esté hablando.
– Al estar con varias personas, tratar de hablar uno a la vez para poder enfocar la atención y la escucha activa.
– Tratar de conversar en sitios con el menor ruido de fondo.
– Evitar cortar la conversación diciendo “te lo cuento luego”, en lugar de ello, tratar de ser más claro con la información y repetir.
– Permitir que la persona con pérdida auditiva pueda participar en diferentes actividades y contextos, no aislarlo ni permitir que se aísle.
Cabe señalar que en el mundo existen 1.5 billones de personas con algún grado de pérdida auditiva. 430 millones pueden llegar a tener una pérdida incapacitante, que puede llegar a los 700 millones en los próximos 30 años. La pérdida auditiva en el 8 % de los casos puede ser la responsable de condiciones de demencia en los adultos mayores. El 60 % de las pérdidas auditivas en niños son prevenibles mediante acciones de promoción y prevención.
“Intervenir la pérdida auditiva no solo mejora la comunicación, sino el desarrollo de lenguaje, el habla, la cognición, la salud mental, las oportunidades laborales e incluso las relaciones personales”, concluyó la fonoaudióloga Adriana Dottor.

Publicidad